La exitosa adaptación de ‘Canción de Hielo y Fuego’

Escrito por

Hablar del éxito de Juego de tronos puede resultar trasnochado, más aún si tenemos en cuenta la aceptación que ha tenido el estreno de su segunda temporada. Pero, ¿A qué nos referimos cuando hablamos de “éxito”?

Si nos limitamos a una visión estandarizada del concepto, es la audiencia la que marca las pautas de éxito y fracaso. Pero sería injusto por nuestra parte obviar otros grandes logros, que poco o nada tienen que ver con la posición que ocupa, la serie, en el Share. Y es que, la obra de David Benioff y D.B. Weiss, puede presumir de haber revitalizado un género, el de la fantasía medieval, alienado durante décadas por la pantalla doméstica. Demostrando que se puede rentabilizar, a pesar de su elevado coste, ese tipo de producción.

Tal vez suene ingenuo reseñar que no todas las producciones de este tipo cuentan con unos cimientos tan firmes como ‘Canción de Hielo y Fuego’, la obra de George R.R. Martin, a la que ciertamente hay que adjudicarle una parte importante de la calidad del guión. Pero esta afirmación nos adentra de lleno en el pantanoso terreno de la adaptación.

Porque seamos sinceros, llevar a la pequeña pantalla una obra con un público tan específico puede resultar un arma de doble filo. En primer lugar está el hecho de contentar a la legión de fans que arrastra la obra original, los cuales  están más que dispuestos a cercenar cualquier detalle que no sea idéntico a como lo imaginaron (eso sí con una réplica oficial de Hielo, el espadón de Ned Stark). Por otra parte encontramos el extremo contrario: un público reacio a consumir series con una ambientación alejada de médicos sabelotodo, de activa vida sexual, y de detectives en serie, que resuelven casos mirando radiografías, por miedo a aprender a jugar a Dragones y Mazmorras.

¿Qué clase de milagro ha hecho entonces HBO, para salir airoso de tal inversión? ¿Por qué no están las cabezas de Benioff y de Weiss clavadas en picas en algún jardín de Massachusetts?

Kit Harington y George RR Martin

Para encontrar la razón tenemos que ir un poco más al sur, más concretamente a Santa Fe (Nuevo México) lugar donde por aquél entonces residía Martin, que entró a formar parte del equipo de producción de Juego de tronos ocupándose incluso del guión de varios episodios (Recordemos que ya en su día Martin fue guionista de series tan míticas como Twilight Zone). Es por ello que la adaptación del libro no solo nos cuenta de forma fidedigna los acontecimientos narrados en el libro, sino que Martin complementa la historia profundizando en ciertos personajes, que en el libro quedan relegados a un segundo plano, como por ejemplo Cersei Lannister, cuyo desarrollo de personaje es apenas perceptible durante el primer volumen, y que en cambio queda mucho más definido en su homónimo televisivo. Dicha estrategia no solo ha servido para evitar las críticas de los más puristas, sino que además ha conseguido ganarse su fidelidad también a la serie.

Los frikis están contentos, pero… ¿Qué ha atraído tanto al resto del público?

Por la forma en la que está contada la historia, con un protagonista coral e incluso la propia naturaleza de la historia en sí (con constantes traiciones, luchas y exhibiciones de poder…) Juego de tronos consigue enganchar al espectador si se sabe jugar bien con el cliffhanger. Y al menos durante la primera temporada y el primer episodio de la segunda esto se ha hecho de forma magistral. Por tanto una vez superada la primera barrera del rechazo, no es difícil convertirte en acérrimo de la serie.

Hemos comenzado hablando de los éxitos de Juego de Tronos, uno de los mayores éxitos en mi opinión es la alineación del espectador con los personajes, o lo que es lo mismo la afiliación, por identificación, a una casa de Poniente u otra. Por primera vez en mucho tiempo, los que no somos aficionados a fútbol podemos discutir, hablar en el trabajo o sentirnos un poco mejor personas por pertenecer a una Casa. Yo soy Lannister, ¿Y vosotros de qué casa sois?

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR