Red State

Escrito por

Does God hate fags?

La familia Phelps fue bautizada en un documental realizado por la BBC inglesa como la más odiada de los Estados Unidos. La categorización, quizás un tanto exagerada, se le atribuía no a un simple núcleo familiar, sino al seno de una micro-iglesia independiente formada por no más de 40 personas unidas por lazos maritales o sanguíneos. Podemos afirmar sin embargo que su popularidad entre los estadounidenses no es ni mucho menos elevada. Son bien pocos, pero sus incómodas proclamas tienen un gran poder mediático y su hiperactividad se ha materializado en varios reportajes (Jordi Évole de Salvados sin ir más lejos), convertidos en herramientas para expandir su cuestionable ideario. “God hates fags” (Dios odia a los maricones), es su mandamiento principal, a partir del cual van desgranando una serie de hipótesis enfermizas sobre cómo la plaga homosexual lleva a los Estados Unidos y al mundo entero hacia la debacle y el Apocalipsis.

Y ahora en un sesudo ejercicio mental, vamos a relacionar a los Phelps con Kevin Smith, el cineasta que revolucionó la comedia Indie americana en los noventa gracias a su ingenio desbordante y a un sobresaliente dominio del diálogo, y que últimamente se encontraba completamente perdido, reciclado en sus propias concepciones de cine y habiendo dirigido su primera película con guion ajeno: la no muy bien recibida Cop Out (Vaya par de polis, 2010).

Pues aunque parezca mentira podemos poner ambas cosas en relación, y lo que es aún más sorprendente es lo fructífero del resultado. No deja de parecer una maniobra auto-destructiva, pero Red State no es el simple cambio de registro llevado a cabo por un cineasta a la deriva; es mucho más que eso. Cada diálogo, secuencia, fotograma, está cargado de una gozosa mala uva liberada de todo prejuicio. En el visionado de Red State se observa como Smith se lanza a la piscina sin salvavidas, pero consciente de las habilidades que tiempo atrás le hicieron nadar a contracorriente.

No es solo cambiar el apellido Phelps por Cooper, ni imaginar que las células terroristas al amparo de textos anacrónicos pueden surgir en los lugares más insospechados. El frenético relato no deja títere con cabeza en la sociedad americana: Smith no tiene reparo en llevarse por delante al sistema judicial y sobre todo a unas fuerzas de seguridad a las que los americanos rinden pleitesía religiosa desde el 11 S.

Con semejante material inflamable entre manos no extraña que al director le fuese complejo encontrar distribución, y es que no había viajado a Irak para advertir sobre las amenazas del integrismo islámico, lo que a veces le pone a uno en la carrera por el Oscar, sino que en una sociedad tan concienciada por la amenaza terrorista como la americana, había convertido a algunos de sus ciudadanos en fanáticos asesinos. ¿Quién querría arriesgar su dinero y su prestigio para distribuir un relato tan perturbador? Pues el propio Smith, que confiando en su propio proyecto, adquirió los derechos de la distribución del film y se propuso darlo a conocer por su cuenta. Red State se alzó con el galardón a mejor película en el Festival de Sitges, viendo reconocida la labor de su director y de las soberbias interpretaciones de su excelente reparto (Michael Parks, John Goodman, Melissa Leo…), aunque es conveniente advertir que el mundo se acaba y es mejor no encariñarse mucho con ninguno de ellos.

1 Comment

  • Esperaba mucho menos de esta película y la verdad es que me gustó bastante, hostiaca tremenda a mano abierta la que pega Kevin Smith a *el estado*.

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR