El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace

Escrito por

¿Por qué tan serio?

Hay una secuencia de este último y solemne acercamiento de Nolan a la figura del héroe de Gotham que define la película y su propio cine. Más allá de lo intrincado del asunto, llegado un momento Bruce Wayne se encuentra preso en una cárcel de la que tan solo se puede escapar trepando por su muro hasta llegar a una repisa desde la que dar un salto físicamente imposible para cualquiera. Tras varios intentos en balde, un místico preso le da un consejo que bien se podría aplicar el realizador británico: Si quiere alcanzar el otro lado de la repisa, debe subir sin una cuerda que lo sujete para así temer a la muerte, solo sintiendo ese miedo será capaz de lograrlo. Y no voy a adelantar si lo consigue o no, pero el que no logra sentir ese miedo es un Nolan que concluye su exitosa trilogía de Batman a sabiendas de que tiene al público convencido de antemano, de que no puede caer, fallar es imposible. Todo está tan calculado y medido que no hay película que contar, y lo que cuenta lo hace sin mostrar coherencia por el desarrollo de sus personajes, abusando de giros tramposos y recursos narrativos pobres para alargar su estirado metraje, aglutinando diálogos supuestamente trascendentes con enormes y estruendosas secuencias de acción tras las que no se encuentra una disyuntiva sobre el poder fáctico como pretende dibujar, fallando estrepitosamente al construir la anarquía que genera Bane a su llegada a Gotham.

Resulta difícil tomar en serio una película que, como ya intentaran sus antecesoras, pretende buscar cierto tono realista y grandilocuente a través de una galería de personajes tremendamente profundos (todos y cada uno de ellos arrastran dramas familiares que los han marcado para siempre) en un contexto muy consciente -aunque poco consecuente- que recrea el skyline de Manhattan como imaginario del terror más actual post 11-S, el del poder de la bolsa y los mercados que en las manos equivocadas nos pueden llevar hacia la anarquía, creando sin saberlo una especie de monstruo político y social del que es mejor no tratar de extraer conclusiones, al menos no medianamente serias, porque su postura no es precisamente acertada, mucho menos certera, nada que ver con el lúcido discurso final y el trasfondo de El Dictador, con la que casualmente coincide en cartelera.

Mientras Baron Cohen asume todas las consecuencias de la dirección de sus palabras, Nolan no se atreve a pronunciarse con voz propia, pero no solo en su discurso, sino tampoco cinematográficamente. Construye su puesta en escena de una manera tan preocupantemente sólida de la que no se atreve a salir. De hecho, repite composiciones (y hasta planos) constantemente, se encierra en su montaje de tal manera que da la sensación de que habría secuencias de Origen o del anterior Caballero Oscuro que podrían encajar perfectamente en esta película y jamás nos daríamos cuenta. Esta supuesta seguridad y muestra de su confianza tras las cámaras, lejos de ser una buena señal de la salud de su obra, refleja lo dicho al comienzo: Nolan todavía no ha saltado sin cuerda, no se atreve a tener miedo a fallar, por mucho que en su cine se sufra, el fotograma no siente, quizás no es capaz de hacerlo, no hay espontaneidad, aunque un maravilloso Michael Caine se empeña en llevarle la contraria.

Finalmente, y si uno hace acopio, son demasiadas concesiones que dar en una película (trilogía, filmografía) que como es habitual en Nolan, se toma demasiado en serio a sí misma, pero que incoherentemente acude con descaro a lo fantástico como escape a los múltiples recovecos de su argumento, repleto de agujeros. Empeñado en capturar la atención y tensión del respetable a cada instante, tan solo las apariciones de Anne Hathaway (a la que en otro extraño ataque de seriedad nunca se llega a llamar Catwoman) otorgan algo de necesaria ligereza y efusión a la película, que rápidamente se encarga de hacer desaparecer la irrupción ensordecedora de una banda sonora -del cada vez más retumbante Hans Zimmer- que termina por asfixiar, no dando respiro a la narración ni al propio espectador, que sufre viendo como imagen y sonido se imponen sin encontrar razón de ser. Y no deja de ser cierto que Nolan consigue ser espectacular y distraer hasta en sus momentos más absurdos y con menor sentido a base de acumular tramas, pero a cambio ha dejado de sustentarse aquella afirmación ampliamente repetida de que el Batman de Nolan era un superhéroe realista. Tras asistir atónitos a todo lo que vuela, explota y sobrevive en Gotham, “el realismo del héroe” se ha caído por completo, aunque ciertamente tampoco se sustentaba demasiado en sus dos anteriores e igualmente disfuncionales films, lo que no se les veían tanto eran las costuras.

¿Y qué queda cuando ya se nos ha dicho todo pero no hemos escuchado nada? Viene siendo habitual en su cine que, en lugar de sugerir, Nolan haga de su obra un ente explícito (con nombres y apellidos), algo que se confirma con su obvio epílogo, pero lo que ha quedado claro con ese final es que esta trilogía no deja un rastro o resquicio de duda que nos pueda hacer volver a verla diez años después (ni diez días) para descubrir aunque fuera una segunda lectura o un pasaje perdido. Al hacerlo solo encontraremos restos de ruido y furia de un en su día llamado gran cine que, a lo mejor por el excesivo reclamo que atraen obras tan cuestionables como esta, no parecía pasar por su mejor momento.

5 Comments

  • Desastrosa crítica hacia una brillante película de acción. El que ha realizado dicho “análisis” de este éxito en taquilla parece olvidarse por completo de un factor por el que debería de condicionarse para escribir: Es una película de acción basada en un COMIC.

    Es evidente que esta película contaba con el respaldo de la anterior pero esto ¿Era realmente algo que le favorecía? La primera de la saga no fue mas que un gran fracaso en el público. La segunda cinta nos mostró un rostro nuevo del héroe pero el éxito se centraba mayoritariamente en el Joquer. ¿Que el director se lanzó sin cuerda? Lo dudo mucho. En las sagas NUNCA hay nada seguro, y teniendo en cuanta que El Caballero Oscuro fue todo un éxito….No entiendo cómo puedes postularte de esa forma. Tras un éxito no siempre hay otro, y eso en el cine ocurre con mucha frecuencia.

    ¿Música exagerada? ¿Planos repetidos? En cualquier película de acción de la casa que sea siempre van a existir estos factores. Los típicos planos del superheroe observando la ciudad desde lo alto de un edificio no es algo nuevo de Nolan…es una “marca” de identidad para este tipo de película.

    Sobre los personajes, no se por dónde empezar. Prefiero pensar que simplemente eres un ignorante de los comics que no conoce los perfiles de esta historia. Por una vez que se respetan de manera integra a los personajes en una película de este tipo y, ¿es uno de los factores a criticar?

    Francamente no creo que sea una película de culto. Tampoco creo que sea tan excesivamente mala como esta crítica la ha descrito. Quien haya escrito esto parece no tener ni idea de cine.

  • Esa misma respuesta en su defensa podría hacerse perfectamente de Batman Forever.

    Creo que Nolan aspira a algo más, de ahí su éxito y su estilo, y en mi opinión no lo consigue, a no ser que nos conformemos con ver una película de acción sin sentido basada en el cómic, que entonces estamos de acuerdo.

  • Creo que el señor nolan es uno de los pocos maestros en activo del cine de accion que combina la genial direccion de actores con guiones solidos y espectaculares escenas de accion. Esto esta al alcance de muy pocos, mas aun cuando en algunos d sus fils se presta a hablar incluso de temas mas profundos como el miedo los sueños la memoria o las ideas. Es cierto que la fuerza de esta tercera entrega es menor tanto en contenido como en solidez del guion pero era muy dificil superar las dos anteriores pero comparada con cualquier otra pelicula de accion que llega normalmente a las pantallas es por lo menos una buena pelicula, entretenida y simplemente espectacular en las escenas de accion.

  • Y aunque uno de mis lemas sea “para gustos colores” esta crítica me parece ridícula y estoy totalmente de acuerdo con todo lo que ha dicho “Anónimo”.

  • Creo que el señor nolan es uno de los pocos maestros en activo del cine de accion que combina la genial direccion de actores con guiones solidos y espectaculares escenas de accion.

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR