Evil Dead: El Musical

Escrito por

Hail to the king, baby!

El material con el que Sam Raimi identificó la saga de Evil Dead jugaba con la comedia como reverso necesario del horror, provocando la risa desde el tránsito de su protagonista a la locura y el mal, siendo partes de la misma moneda. Película tras película, la comedia y el espíritu de aventuras se iban adueñando del terror, por ello no resulta difícil de creer que en el año 2003 unos talentosos canadienses crearan un musical basado en las originales en el que explotan el sentido del humor de la propuesta. La suerte es que a partir de hoy podremos disfrutar en Madrid de las dos versiones de Evil Dead, ambas igual de respetuosas al original y complementarias: la experiencia terrorífica del remake de Fede Álvarez y la comedia gamberra del musical. La adaptación española se estrenó sin recibir demasiada atención en el Kinépolis madrileño a finales del pasado año. Ahora, y cambiando de protagonista, vuelve durante dos meses a la sala 2 del Teatro Nuevo Alcalá, un lugar más parecido a un sótano maldito que a una sala teatral, algo que sin duda que encaja a la perfección con el carácter de la obra.

Si la nueva versión cinematográfica está correctamente publicitada como la mayor experiencia de terror posible, no menos acertado lo está el musical, que cuando anuncia está salpicado de humor no solo entabla un juego de palabras, sino que advierte el público puede salir de la función completamente bañado en sangre. Uno de sus mayores atractivos es la splatter zone, en la que los espectadores de las primeras butacas interactúan con la obra y reciben chorros de sangre para los que toda protección es poca. Y para mayor diversión, seguro innecesaria. Por si la sangre no es suficiente aviso, no vayan a pensar el de Evil Dead es un musical al uso, un gran espectáculo a lo El Rey León o Sonrisas y Lágrimas, nada más lejos, precisamente su encanto reside en su dirección artística rebosante de detalles y efectos artesanos de los que el propio Raimi estaría orgulloso. Si lo breve es bueno, lo cutre es dos veces bueno. Con música en directo, el musical se construye en base a las tres películas de la saga y está repleto de guiños que a todo fan le resultarán reconocibles, aunque estos no funcionarían si el reparto no estuviera en estado de gracia, enfatizando los clichés del género para que finalmente todo se desarrolle como esperamos. Entre pegadizas e irresistibles canciones, hay sangre, posesiones, desmembramientos, una motosierra y mucho sentido del humor. Quien nos iba a decir que Ash y Evil Dead estarían más vivos que nunca. Vayan de excursión a bailar el necronomicón, los demonios de Cándar les perseguirán si no lo hacen.

Más información en su página web.

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies