El Cosmonauta

Escrito por

Desde una estratosfera llamada hype

Cuatro años y cuatro mil quinientos productores es lo que ha necesitado el proyecto “El Cosmonauta” para recorrer el camino hacia el estreno de la primera película española libre, con licencia creative commons y financiada mediante crowdfunding o micro-mecenazgo. Para convertir el cortometraje inicial en la película final, el equipo de Riot Cinema ha tejido en este tiempo una amplia red de inversores/productores/fans. Quizá este es el mayor logro de “El Cosmonauta” crear una comunidad que se retroalimenta y genera constantemente nuevos contenidos y mensajes.

El objetivo de Riot Cinema con esta iniciativa era abrir una nueva vía en la producción y distribución de películas, un nuevo paradigma que reinventara el mercado audiovisual. De momento, han construido una experiencia online alrededor de la película con una treintena de pequeñas piezas audiovisuales que complementan el film (webisodios) y mucho más material de libre acceso. El estreno de El Cosmonauta, el 18 de Mayo, fue multiplataforma: televisión, internet, DVD, cine… Aunque el éxito de la propuesta es, a estas alturas, innegable queda por saber si “El Cosmonauta” ha abierto efectivamente un nuevo camino o será una anécdota en la historia del cine español.

Pero más allá del hype en el que se ha convertido, más allá de la innovación, más allá del proceso, no podemos olvidar que estamos ante una película. Y El Cosmonauta, el film, debe tener entidad propia separada de su entorno; pues, si no la podemos valorar de forma independiente, si no podemos extraer la película de su contexto… todo el ejercicio habrá sido vacuo. Es evidente que el proyecto merece atención, es arriesgado y muy plausible, pero un camino tiene sentido cuando el destino está claro, si no es así, corremos el riesgo de navegar sin rumbo y detenernos en lo efímero.

El Cosmonauta” ha estado tanto tiempo viajando por la galaxia que cuando ha llegado a su destino ha olvidado cual era su misión. Pese a tener todos los elementos necesarios para crear una obra audiovisual potente, ha perdido la oportunidad por no centrarse en el mensaje, por no saber qué está contando o por hacerlo con una narrativa dispersa. La historia se centra en la Unión Soviética de finales de los sesenta, en un marcado contexto sociopolítico con el trasfondo de la Guerra Fría, cuenta el triángulo amoroso entre dos amigos cosmonautas y una técnico de comunicación. En este punto podríamos volver a la producción del film y contar que ha sido rodada en tres países o todos los obstáculos a los que se han enfrentado; pero, si por un momento dejamos a un lado la producción y la distribución, surge un elemento que se está omitiendo y es capital: la dirección.

El Cosmonauta, llevado en volandas hasta la estratosfera por una comunidad que creyó en él, cae en picado por una dirección errada y un montaje catastrófico. A lo largo de sus setenta y cinco minutos, el ritmo difiere de forma desconcertante, tiene multitud de escenas valiosas, que en su independencia funcionan pero en su conjunto naufragan. Juntar muchas imágenes, por muy buenas que sean, no produce un relato; del mismo modo que juntar letras no produce significados. Hay que tener una idea y saber contarla. Esta vez Baumgartner no lleva paracaídas porque se le ha olvidado en el proceso y el final es tan doloroso como merecido.

3 Comments

  • “si no podemos extraer la película de su contexto…”

    ¿Puede prescindirse del contexto de algo?

  • Quiero pensar que es posible analizar una película como pieza única, más allá de su recorrido hasta la pantalla. Es la única forma de poder analizar las obras en igualdad de condiciones.

    • Este es un comentario por una pura cuestión dialéctica: ¿se pueden comparar dos cosas distintas? ¿cabe la posibilidad de que sea distinto? ¿no es prescindir de un contexto crear un contexto nuevo?

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies