The Office: Michael Scott

Escrito por

El mejor peor jefe del mundo

Es 24 de Marzo de 2005, estamos en Scranton (Pensilvania) en una empresa papelera llamada Dunder Mifflin. Michael Scott es el gerente regional de la sucursal. Tras pasar media vida en la empresa, ahora y desde hace cuatro años es el jefe, lejos de crear un buen ambiente laboral, sus dudosos métodos dificultan el desarrollo del trabajo de sus compañeros de oficina. Michael Scott es egocéntrico, desconsiderado, irrespetuoso y con discutibles habilidades sociales; es, posiblemente, el peor jefe del mundo.

En algún momento y lugar en la vida real o virtual, no recuerdo, escuché hablar del “efecto Ted Mosby”. Esta situación aparece cuando tenemos serias dificultades en soportar al protagonista de una serie pese a que disfrutamos del programa y del resto de personajes. El efecto, que puede aplicarse a multitud de series, recibe su nombre por el protagonista de Cómo conocí a vuestra madre; pero, por antigüedad, por trascendencia y porque lo han sufrido generaciones de niños en los últimos treinta años yo lo bautizaría como “efecto Nobita”. En cualquier caso, Michael Scott reúne de partida todas las cualidades para engrosar la lista de protagonistas insoportables pero The Office tiene más de 200 episodios para intentar convencernos de lo contrario.

Las claves para reconciliarnos con el jefe de esta oficina las tiene principalmente Steve Carell quién a lo largo de siete temporadas, hará evolucionar su personaje a medida que se separa de su homólogo David Brent interpretado por Ricky Gervais, en la versión original británica. Michael Scott necesita ser el centro de atención, por eso ante la presencia de las cámaras del documental intenta serlo haciendo comedia, cree que es gracioso. En este ejercicio continuo de gags fracasados, de humor simple y a destiempo, de situaciones incómodas… en este estado de vergüenza ajena permanente en el que sumerge al espectador… En estas ruinas a las que Michael Scott reduce la comedia… Ahí, se erige el personaje de Steve Carell como abanderado del post-humor en la televisión.

En las siete temporadas en las que Michael Scott ha estado al frente de Dunder Mifflin ha conseguido finalmente conquistar al espectador. Sus excéntricas reuniones en la sala de conferencias, los personajes que ha creado –con mención especial para Michael Scarn-, la relación con su escudero Dwight o su archienemigo Toby o los distintos romances con la madre de Pam, con Jan o con Holly… muchos momentos que se recogen en cientos de GIFS y videos de YouTube.

Después de todo el espectador le cogió cariño a ese jefe repulsivo porque Michael Scott, detrás de esa fachada de cómico incómodo, no es más que un niño grande que necesita cariño y amor. El que después de siete temporadas encontró y le hizo salir de Scranton para madurar, echar canas y formar una familia. Es 16 de Mato de 2013 y, después de todo, Michael Scott nos ha dejado satisfechos y sonriendo. That’s what she said.

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies