Joe Dante: “La gente que dirige los estudios ya no son gente del cine, no están interesados en las viejas películas”

Escrito por

Que en la actualidad Joe Dante (Morristown, Nueva Jersey, 1946) tenga una página web llamada Trailers from Hell y un portal en youtube en el que comenta tráilers antiguos junto a múltiples directores y amigos, conecta profundamente con sus raíces cinéfilas. O cinéfagas, según se vea. Su primera película (The Movie Orgy, 1968) era un documental en el que ya recopilaba clips televisivos y películas americanas de los años 50 y 60, una obsesión por el cine pretérito que ha ido frecuentemente ligada a sus películas, en las que sus personajes suelen ir al cine o ven películas clásicas en televisión. Como cineasta arroja una mirada nostálgica al pasado para reflejar las incertidumbres del presente, por eso que hoy día no haya sitio en la industria de Hollywood para él tan sólo puede preocuparnos.

Comenzó trabajando para Roger Corman y vivió desde dentro los setenta, la época de mayor libertad creativa de la industria y el nacimiento del nuevo cine americano. Una influencia de la que surgió Piraña (1978), que continuaría en los ochenta cuando Steven Spielberg le acogió entre sus brazos y dió rienda suelta a toda su creatividad, ingenio y sátira en películas como Gremlins (1984), El chip prodigioso (1987) o En los límites de la realidad (1983). A partir de los noventa el cine empezó a cambiar, pero Joe Dante seguía siendo el mismo. Sus incursiones televisivas, Matinee o Pequeños Guerreros mantenían intacta su personalidad. No fue hasta Masters of Horror y su episodio Homecoming (2005) cuando su nombre volvió a golpearnos. Su ácida crítica contra la Guerra de Irak con soldados zombies sigue siendo un referente. Por todo ello y mucho más, en la primera edición del Festival Nocturna fue homenajeado como maestro del fantástico, donde asistió a la proyección de Gremlins e incluso llegó a las entrevistas con uno de ellos bajo el brazo. En apenas diez minutos, y junto a Javier Ludeña, compañero de Revista Fantastique, conversamos con Joe Dante sobre el estado del cine actual, mostrando lucidez e integridad, sabiendo mirar al presente volviendo la vista atrás. Sin más, un director de los que ya no quedan.

Revista Fantastique: En los últimos diez años sólo hemos visto una película tuya, The Hole (Miedos 3D).

Vaya eres uno de los pocos.

RF: Para los fans ha sido bueno pero al mismo tiempo queremos más.

Y a mí me gustaría daros más.

RF: ¿A que se debe esto? ¿Cómo ha cambiado Hollywood desde los 80 y los 90? ¿Por qué no hay proyectos para alguien como tú en Hollywood?

Bueno, Hollywood no es el que era cuando empecé en 1973, es un negocio completamente diferente. Yo comencé haciendo películas para los drive-in, pero ya no quedan drive-in y ese tipo de películas ya no se hacen. Todo eso era en la época pre-vídeo, cuando el negocio del vídeo empezó los drive-in comenzaron a cerrar. Lo que quiero decir es que había mercado para esas películas, era una gran oportunidad de trabajo. Cuando llegaron los 80 empecé a trabajar para estudios y el cine era muy popular, los estudios ganaban mucho dinero y había mucha producción, las cosas ahora han cambiado. Los estudios ahora los llevan grandes corporaciones cuyo mayor interés es cuanto dinero van a hacer: “No hagamos tantas películas porque la mayoría de ellas no producen beneficios, hagamos grandes películas con mucho mucho presupuesto o pequeñas películas sin nada de dinero” Y no hay mucho más entremedias, todo lo demás va a la televisión, así que hay menos trabajo. Además, los directores de los 70 y los 80 ahora tienen unos sesenta años, es una diferencia de edad demasiado grande para la audiencia que está por debajo de los veinticinco.

La tendencia es contratar directores más jóvenes, muchos de los cuales empezaron en videoclips o publicidad, y si tienen un éxito les vuelven a contratar. De esta manera la cantidad de gente que quiere hacer películas está creciendo, pero la cantidad de películas que se hacen está cayendo, así que no hay suficientes proyectos para los directores. Encima, los estudios esperan que vayas a ellos con tu proyecto ya desarrollado, ellos ya no desarrollan nada, quieren que tengas ya un actor o dos actores. Te piden un presupuesto y quieren que tengas financiación, entonces quizás se pensarán en distribuir tu película. Eso implica que todos nos convertimos en lo que Orson Wells fue en su última década, yendo de sitio en sitio por todo el mundo haciendo acuerdos para poder hacer películas, y eso requiere mucho tiempo, mientras haces eso no estás rodando, así que muchos de nosotros entre películas hacemos televisión para pagar facturas, ya sabes. Empleamos nuestro tiempo desarrollando no uno ni dos, si no tres o cuatro proyectos diferentes que ir moviendo e intentar seguir avanzando. Eso nos roba gran parte de nuestro tiempo, así que lo que antes pasábamos rodando ahora lo pasamos rogando.

Revista Magnolia: Tus películas miran al pasado, ¿sigues queriendo hacer cine como en los viejos tiempos?

Los directores hacen las películas que quieren ver, yo no haría una película que no iría a ver. Si paso por delante de un cine y veo una película, pienso “oh parece interesante, voy a verla”… Me han ofrecido películas que no me interesan, que no son películas de las que me gustan, algunas de ellas eran francamente desagradables. No quiero hacer eso, yo quiero hacer un proyecto desde el corazón, quiero tener la posibilidad de hacer una declaración personal con cada película, y no puedes hacer eso si no estas de acuerdo con la clase de cine que haces, así que eso limita también la cantidad de películas que ruedas.

RF: Hiciste The Hole en 3D, no vamos a preguntarte el por qué, lo que queremos saber es tu opinión sobre el futuro del 3D, su uso, y si es sólo una técnica para hacer dinero o podría convertirse en un nuevo concepto cinematográfico.

Técnicamente el 3D es mejor de lo que nunca ha sido, por eso intenté hacer una película en 3D. Me gusta, incluso me encantaba el antiguo e imperfecto 3D, muchas de mis películas favoritas son en 3D, pero creo que el problema viene cuando deciden no rodar en 3D. Ruedan de manera convencional, que es más barato, y luego lo pasan por un ordenador. Una de las razones por las que The Hole fue lanzada pobremente es que cuando salió en EEUU habíamos planeado ponerla en cines donde proyectaban Crash of the Titans, que nadie esperaba que fuese en 3D, incluida la gente que la hizo. Era un 3D de mierda, pero recaudó mucho dinero. Nosotros no tuvimos fechas, nadie quería poner nuestra película porque no teníamos grandes estrellas, pero por mala que terminó siendo esa experiencia, yo creo que es una buena película en 3D.

Creo que el futuro del 3D es difícil porque mucha gente de los estudios piensa que la única cosa buena es que puedes cobrar más dinero. Sólo piensan en ganar más dinero, por lo que obviamente en el futuro habrá televisiones en 3D y un mercado para productos en 3D. Creo que lo que pasó en los 50 está pasando ahora, la gente se cansó del 3D porque estaba mal proyectado, eran en 2D y no se prestaba atención a la manera en que iban a ser vistas, en muchas ocasiones las conversiónes eran muy pobres. Se hace demasiado mal 3D, yo no quiero gastarme dinero extra en ese 3D, y muchos estudiantes del mundo si quieren ver la película la van a ver en 2D porque es más barato.

Me alegra que El Gran Gatsby (2013), que es una película normal, fuese hecha en 3D. No es una película de acción, no es de arrojar cosas a la cámara, es una película que trata de usarlo dramáticamente, que creo que es la manera en que debería ser usado, pero no estoy seguro de que el futuro del 3D sea tan luminoso, por las malas experiencias que la gente ha estado teniendo con ellas.

RM: Quizás el 3D cobra sentido cuando tiene un propósito cinematográfico, desde la perspectiva de un cineasta

Sí, La Invención de Hugo fue una película hecha con mucho cuidado y mucha atención al 3D porque Martin Scorsese es un gran director y quería hacer una buena película, pero la verdad es que la mayor parte del tiempo no puedes saber si una película está hecha en 3D o está convertida. Yo trato de evitar películas convertidas a 3D porque no me gusta como se ven. Los dos grandes blockbusters de ahora, Iron man 3 y Star Trek, fueron convertidas. Al menos en el caso de Star Trek creo que los efectos especiales sí fueron hechos en 3D, pero el resto de la película no. El 3D acabará descartado si la gente piensa que simplemente al pulsar un botón en el ordenador se hace el 3D. Yo trato de no ir a películas a no ser que fuesen rodadas en 3D y es bastante difícil encontrar esa información, realmente no quieren que lo sepas.

RF: Puedes describirnos el trabajo de Trailers from hell, si tú seleccionas las películas, los comentarios ¿Cómo se hace?

Bueno, esto empezó porque tengo algunos trailers míos que colecciono, antes solía hacerlos y me dije “son raros, podría subirlos a internet, están cogiendo polvo en mi casa y nadie los está viendo”.  Pensé que eran un poco aburridos e hice cuatro o cinco comentarios de ellos. Estuvieron en internet algún tiempo sin que nadie los notase, hasta que varios amigos me dijeron dijo “uy tengo una película de la que me gustaría hablar”. Fue generado por el interés de mis amigos que tenían películas de las que querían hablar, así que la lista de comentaristas creció hasta un punto en el que ahora tenemos unas 35-40 personas que son bastante conocidas en el negocio. Pero nunca les damos los trailers, siempre eligen ellos los trailers, nunca decimos que tienen que decir, dicen lo que quieren, les pueden gustar o no las películas, simplemente no importa.

Hemos llegado a un punto donde tenemos 900 de estos vídeos subidos, estamos a punto de cambiar nuestro estilo, vamos a lanzar una nueva versión de la web con mejor funcionamiento, porque empezamos en 2007 y es todo muy al viejo estilo, y ahora hemos encontrado maneras de hacerlo más interactivo. Vamos a lanzar una versión nueva en un par de meses, siempre estamos interesados en añadir nuevos comentaristas, nueva gente de los que hacen cine serán invitados a venir y hablar de películas así que la idea es, con suerte, atraer a gente joven a escuchar sobre películas de las que nunca han oído hablar y que podrían gustarles, introducirles a nuevos directores que nunca vieron y que llevan muertos diez o quince años y conseguir que la gente hable de viejas películas, porque los jóvenes piensan que las películas antiguas son aburridas y no les interesan. Vamos a continuar y espero que venga un futuro mejor. Además, estamos convirtiendo nuestros viejos trailers en nuevos formatos, ya sabes pantalla ancha y todo eso, lo que va a llevar algo de tiempo, así que algunos videos no van a estar disponibles hasta que no los cambiemos, pero es muy divertido.

RM: La generación de directores que crecieron con tus películas están haciendo ahora un cine muy diferente al vuestro, demasiado serio, demasiado grande. Parecen haber perdido un poco la diversión y la inocencia de aquella manera de hacer películas.

¿Piensas que son demasiado serias? No puedes culpar a los directores si son las películas que quieren hacer. Las únicas películas que llegas a hacer son las que te permiten. Nolan hizo Inception porque The Dark Knight consiguió mucho dinero, así que si ahora quiere hacer esa película rara de gente soñando “bueno, venga, déjasela hacer” y ya le harán hacer otro blockbuster luego. Yo creo que además Inception fue una película bastante exitosa. Pero ahora el transmedia lo domina todo, la gente que dirige los estudios ya no son gente del cine, no están interesados en las viejas películas, sólo están interesados en “qué va a darnos gran cantidad de dinero, qué va a hacernos muy, muy populares” y la audiencia los avala.

Todo lo que pueden ver es eso. Y ya sabes, los chicos jóvenes empiezan a hacer cine. Ahora la gente va a ver Transformers, donde no hay historia y no hay personajes, pero sí hay unos cien climax, cada uno más espectacular que el anterior, hasta el punto de que la gente llega a pensar “no puedo digerir esto”. Es muy difícil conseguir impactar cuando el espectador está esperando emoción, tras emoción, tras emoción, hasta que pierden el significado. Y eso es lo normal en el cine de hoy, piensan que eso es lo normal. Cuando miren hacía atrás dentro de unos cinco años y digan “¿Recuerdas como eran las películas de Transformers?” ¿Qué van a estar viendo entonces? ¿Transformers x10? ¿Cómo puedes ver una película con tu cabeza si tu cabeza explota? No sé cómo va a ser el futuro.

Fotos y traducción: Luisa Nicolás Jabato

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR