Mick Garris: “Steven Spielberg me contrató para escribir en su serie y ser guionista, esa es mi Amazing Story”

Escrito por

En el madrileño Gran Hotel Conde Duque hoy no descansa nadie. Nos han concedido diez minutos de entrevista junto a Javier Ludeña, compañero de Revista Fantastique. Mientras nos organizamos y charlamos sobre las preguntas, en una esquina, a lo lejos en la cafetería, las cámaras graban a Joe Dante. Como si con él no fuera la cosa y hubiera venido a Madrid a divertirse, un entrañable y extremadamente amable director de pelo blanco nos espera. 

Mick Garris (Santa Mónica, California, 1951) se ha convertido en la última década en el maestro de ceremonias por excelencia del cine de terror norteamericano, ya sea con Post Mortem, programa de entrevistas en el que conversa con directores como Rob Zombie o John Carpenter y colaborando en el proyecto Trailers from Hell de Joe Dante. Pero sobre todo, reuniendo a grandes mitos como el propio Dante, John Landis o Carpenter para la serie de televisión Masters of Horror, gracias a la que recuperamos a cineastas con los que la industria de Hollywood no cuenta y que nos brindaron algunas de sus mejores obras. Considerado el director oficial de las adaptaciones a televisión de las novelas de Stephen King, suya es la versión de El Resplandor, su relación con el escritor de Maine propone una dupla creativa que desprende tanto pasión y respeto por sus novelas como por el cine de terror. Y eso fue lo que nos transmitió, amor por su trabajo, agradecimiento eterno y una sonrisa con la posibilidad de seguir intentándolo. Genio y figura, Mick Garris, que antes de recibir el premio maestro del fantástico en el primer Festival Nocturna estuvo contestando entrevistas toda la mañana. Esta es una de ellas, repasamos brevemente su obra, le preguntamos acerca de su relación con Stephen King y por el origen de Masters of Horror.

Revista Magnolia: Uno de mis primeros recuerdos de niño es ver Cuentos Asombrosos (Amazing Stories) en la televisión. Repasando tu filmografía descubrí que rodaste uno de los episodios que más me impresionó, en el que Patrick Swayze era alcanzado por un rayo. Muchos descubrimos un nuevo mundo de horror y fantasía, ¿cómo recuerdas aquella época?

Fue uno de los periodos más emocionantes de mi vida. Había estado intentando escribir durante años y vivir de ello, tenía 33 antes de que me llamase Steven Spielberg, hacía publicidad para la Universal y making of de películas como el de Los Goonies (1985). Estaba entrevistando a Steven Spielberg, que conocía de haber estado en un programa de entrevistas que yo realizaba, y me dijo que estaban buscando escritores para una serie nueva llamada Amazing Stories. Había oído que mi agencia ya le había enviado un guión mío a su compañía, resultó que la compañía ya lo había leído y les había encantado, no para la serie pero sí la manera de escribir, así que le hicieron un informe a Steven. Estaba emocionado y dijo “vamos a darle una oportunidad a Mick” así que fui el primero al que pidieron que escribiese un episodio. Pasé a ser contratado por Steven Spielberg como guionista, todos mis recuerdos son buenos. De repente estoy trabajando en los estudios de la Universal, tengo una oficina allí, estoy escribiendo para Martin Scorsese, Robert Zemeckis dirigió uno de mis guiones, Joe Dante dirigió uno de mis guiones… Fue una época maravillosa que me cambió la vida, ha sido otra desde entonces, me ha dado una nueva vida y carrera.

Durante la primera temporada todos los episodios de Cuentos Asombrosos fueron escritos por Spielberg, pero en la segunda temporada me ofreció una oportunidad, me dijo “quiero que dirijas uno si puedes venir con una buena idea”. Así que fui con Life on Death Row, intentando distanciarme de La dimensión desconocida con algo muy conmovedor y emocionante. Un preso huye de la cárcel y es ¡atacado por un rayo! Todos los recuerdos que tengo de Amazing Stories son fantásticos, realmente era como ser un niño en una tienda de chucherías, fue muy emocionante. Hasta hoy día pienso que afortunado, pero que afortunado era, pude hacer lo que todo el mundo hubiera querido hacer, Steven Spielberg me contrató a mí para escribir en su serie y ser guionista a tiempo completo, esa es mi Amazing Story.

RM: Te convertiste en director de la serie de Pesadilla en Elm Street, de Psicosis 4 y Critters 2, ¿fue como obtener una licenciatura en películas de terror?

Tenía a Norman Bates, tenía a los Critters, todos esos famosos iconos del terror. Pero al mismo tiempo todo lo que hacía tenía un número en el título (risas). “¿Puedo hacer una primera parte, por favor?” Pero de nuevo fue una gran oportunidad. Critters 2 (1988) fue mi primera película como director y, ya sabes, Critters (1986) fue una copia de la gran película de Joe Dante, así que no estaba seguro de querer que mi primera película tuviera tantos efectos, pensé que quizá iba a ser demasiado difícil. Y no sólo lo hice con todos los efectos especiales posibles, sino que además fue barato. Sin tiempo, ni dinero pero era una buena oportunidad de hacer algo diferente. Hice una comedia, y nunca más he hecho eso desde entonces, tuve que aplicar un poco de anarquía, una anarquía de cine y aprender haciéndolo. Fue una gran oportunidad. He sido muy, muy afortunado.

RM: Te dio la posibilidad de trabajar con grandes técnicos, como los creadores de los efectos especiales de Killer Clowns from Outer space.

The Chiodo Brothers!  Todo lo que he hecho ha sido un gran aprendizaje y aún lo es. No quiero ser alguien que se queda creativamente estancado, quiero seguir cambiando como la cultura cambia. Evolución.

RM: Y entonces llegó Stephen King. Supongo que fue a partir de entonces cuando tú mismo te sientes como un director de cine. 

Había estado haciendo televisión, trabajando con toda esa gente increíble y esos directores, pero tener a alguien como él confiando en mí, ya sabes, el escritor más exitoso de la historia, cambió todo. Primero con Sonámbulos (1992), que era una película de miedo no muy profunda, aunque tiene algunos elementos que sí lo son, pero realmente se trataba solo de una pequeña película de terror violento que nos divertimos mucho haciendo. Fue número 1 en EEUU cuando salió, aunque a la crítica no le gustó mucho (risas). Pero el autentico cambio llegó después, con The Stand (1994). A King le gustó trabajar conmigo en Sonámbulos, me dio la oportunidad de hacer The Stand y cambió mi vida de nuevo. No estaba seguro de querer hacer televisión, realmente amaba las películas y en aquellos días la televisión no era ni lo remotamente interesante que es ahora. Pero era The Stand, el libro de King más exitoso de todos los tiempos, un libro que me encantó, trabajar con un hombre que realmente me importa, como es Stephen King, y tener la oportunidad de ser fan de ese libro y al mismo tiempo convertirlo en una miniserie. Muchas series y películas estaban realizadas por gente cuyo trabajo únicamente consistía en dirigir, no eran necesariamente unos apasionados del proyecto. The Stand era un libro muy importante y aún lo sigue siendo, así que sentía que tenía una gran responsabilidad con él. Que King confiara en mí y convertirme en su amigo mientras hacíamos la película, de nuevo, cambió mi vida. La miniserie fue tan exitosa que sigue siendo la más exitosa de todos los tiempos en Norteamérica. 50 millones de personas la vieron en su estreno, y esa cifra creció cada una de las cuatro noches, nunca antes había pasado.

Revista Fantastique: ¿Cómo es la relación con Stephen King y sus películas? ¿Era decisión de Stephen King buscar un director o llegaste a los proyectos por iniciativa tuya?

El estudio estaba produciendo Sonámbulos, buscaban el director adecuado, haciendo entrevistas y mi agente dijo “Mick podría ser el adecuado, sería bueno para el proyecto”. Entonces sólo había hecho Critters 2 y Psicosis 4, números en las películas, recuerda (risas). Así que fui entrevistado por el estudio y les gusté, pero contrataron a otro. Este director cambió las cosas a lo loco, y como yo era también guionista, lo despidieron y me pusieron a mí para volver a poner las cosas como Stephen King las había hecho, para hacer lo que yo considerara necesario. King estuvo muy contento con el trabajo que hice, así que fue él quien me pidió para The Stand y El Resplandor (1997). Desesperación (2006) fue un proyecto que yo tenía en mente y le propuse si podíamos hacerlo juntos, lo mismo pasó con Un saco de huesos (2011). En cambio, Viaje a las tinieblas (2004) fue algo muy especial para mí. Le pregunté si le parecía bien escribirla y poder levantar la película juntos.

RF: Viaje a las tinieblas es mi favorita

¿De verdad? Eso significa mucho para mí porque tiene de Stephen King pero también tiene mucho de mí. El guión es muy personal, hay tantas cosas en ese guión que son personales y no fue nada exitosa. Fue un chasco, pero significa mucho para mí cuando alguien dice eso. Eres mi nuevo mejor amigo (risas).

RF: ¿Hay algún libro de Stephen King que te gustaría adaptar?

Me encantaría hacer Gerald’s Game. Es una película muy difícil de hacer porque va de una mujer atada a la cama desnuda durante toda la historia, pero le pondría ropa interior (risas). Es una gran historia y realmente oscura, dice muchas cosas. El 90% tiene lugar dentro de una cabaña, es una de esas películas que serían un desafío y eso es lo que la hace genial. Es un libro increíble.

RF: ¿Prefieres la televisión o el cine? Tanto como director como guionista.

No las trato diferente, tan sólo tengo mejores oportunidades en televisión. Nadie va a contratarme para hacer una película de cien millones de dólares, pero en televisión sí que me contratan para trabajos de mayor calidad, donde hay estrellas como Pierce Brosnan o Stephen King. Como espectador pienso que la televisión es mejor que el cine de ahora. La televisión se está volviendo tan buena, los guiones son mejores, es cada vez más interesante. Hay buenos largometrajes, pero cada vez son más un parque de atracciones que una historia. Aunque me gustan las dos cosas, voy al cine dos o tres veces por semana, pero la televisión ha sido mejor para mi carrera.

RF: Tienes la vida que muchos querríamos. No eres sólo un director de cine, si no que eres el maestro de ceremonias de una comunidad de directores y amigos que hacen grandes películas de terror.

Soy un embajador (risas).

RF: Queríamos que nos hablases de las cenas con todos los directores y cuando decidiste que querías hacer Masters of Horror.

Joe Dante y yo nos conocemos desde los 70. Él estaba en mi primer corto y yo en Aullidos (1981). Nos encontrábamos en convenciones y festivales de cine, siempre decíamos “tenemos que quedar juntos para cenar”, son cosas que siempre se dicen. Me planteé que si yo hacía algo al respecto era la única manera de que ocurriese, nadie más iba a organizarlo. Estuve mucho tiempo llamando a unos y a otros “¿Cuándo puedes? ¿cuándo te viene bien?” Nos costó la vida quedar, pero al final nos reunimos 12. Yo, Guillermo del Toro, Wes Craven, John Carpenter, Tobe Hopper, Stuart Gordon, etc… todos en una misma cena.

RM: Cuentan que el nombre de Masters of Horror fue una idea de Guillermo del Toro

Lo que pasó es que estábamos los doce en una mesa, y en otra mesa de al lado estaban celebrando una fiesta de cumpleaños. Cantaron el cumpleaños feliz y nos unimos a ellos, no sabían quienes éramos nosotros, nadie sabe quienes son los directores, y al final Guillermo del Toro se levantó y dijo “¡Los maestros del horror te deseamos feliz cumpleaños!” (risas). Y así es como surgió el nombre. Hice la serie porque nadie más iba a hacerla, por eso es genial ser embajador de un gremio al que no se le tiene mucho respeto, realmente amarlo y ser algo así como un sponsor. Por ejemplo, Post Morten era algo que ocurrió cuando yo estaba en medio de otros proyectos y películas, quería hacer algo como lo que hice treinta años atrás en la televisión y que puedes ver en los extras de Masters of Horror. Recuperar las viejas entrevistas, que eran una gran oportunidad para que dos personas que trabajan en el mismo campo simplemente tuvieran una conversación.

Fotos y traducción: Luisa Nicolás Jabato

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies