Trilogía “Before” (Antes del amanecer, atardecer y anochecer)

Escrito por

Amor, dialéctica y cine

Cuando Richard Linklater, director y creador de la “trilogía before“, entró un día de 1989 en una tienda de juguetes de Filadelfia no sabía que iba a pasar aquella noche paseando y hablando por la ciudad con una mujer que conocería de manera fortuita en esa misma tienda. Cuando Jesse y Céline se sentaron en el mismo vagón del tren que salía de Budapest destino a Viena no eran conscientes de que tenían a su lado a un desconocido con el que iban a vivir la noche más romántica y mágica de sus vidas. Cuando se estrenó Antes del amanecer (Before sunrise) en el Festival de Sundance de 1995, no se podía presagiar que una película independiente, de bajo presupuesto, se alzaría en Berlín con el Oso de Plata a la mejor dirección. Tampoco que esa pequeña obra de dos personajes caminando, conociéndose, hablando de lo trascendental y lo prosaico… sería el comienzo de la mejor trilogía romántica de la historia del cine.

El tiempo entre películas es fundamental para entender la trascendencia de la trilogía. Nueve años después de la primera película llegó Antes del atardecer (Before sunset, 2004), la secuela que retomaba la historia de Jesse y Céline otros tantos años después de aquella noche en Viena. Los dieciocho años que transcurren entre Antes del amanecer (Before sunrise, 1995) y Antes del anochecer (Before midnight, 2013) es el tiempo necesario para que los personajes crezcan y se desarrollen en tiempo real. Es como si la cámara fuera testigo del primer encuentro y del nacimiento del amor y cada nueve años nos acercáramos para ver cómo les va, en que punto vital están ellos y en que estado se encuentra su relación. De esta manera el espectador ha evolucionado entre películas al mismo ritmo que lo han hecho los personajes de la ficción; puede que incluso halle paralelismos entre la historia y su vida o quizá no; se habrá enamorado, casado, divorciado, desengañado, habrá tenido mil aventuras o no habrá conocido el amor; sea como fuere, el espectador ha crecido al tiempo que los personajes y su experiencia vital puede compararse aunque no sea similar.

La identificación con el espectador y el respeto del tiempo real, son los dos pilares sobre el que se construye en la ficción el amor de Jesse y Céline. Una relación con características propicias para un estudio que, con el marco teórico adecuado, nos ayude a entender un poco más la pareja y el amor. Pero… ¿Puede una trilogía cinematográfica aspirar a ser ejemplo universal del amor?, ¿podemos entender las relaciones de pareja si nos fijamos en Jesse y Céline?, ¿tenemos las herramientas adecuadas para ese análisis? Aunque sean propósitos que superen con creces la ambición de una crítica la ocasión merece al menos intentarlo. Si la “trilogía before” es el ejemplo, la dialéctica de Hegel la herramienta para analizarlo. Metiéndonos en harina y en términos básicos, la dialéctica hegeliana establece tres momentos: tesis, antítesis y síntesis. Es decir, la afirmación (tesis), la oposición a la afirmación (antítesis) y la conclusión de esa confrontación (síntesis). Esta dialéctica es de enorme utilidad por su aplicación en diversos campos y es lo que utiliza Gerald Cohen para aplicarlo, por ejemplo, a las relaciones.

Cohen establece tres estadios (a semejanza de Hegel): unidad indiferenciada (tesis), desunión diferenciada (antítesis) y unidad diferenciada (síntesis); que se pueden aplicar directamente a las relaciones de pareja y en concreto a Jesse y Céline. La unidad indiferenciada es el enamoramiento, ambas personas renuncian a su libertad individual para fundirse en uno, dejan a un lado el “yo” para hacerse fuertes en su conjunto. Es lo que popularmente se conoce por amor pasional, la renuncia a la lógica y al raciocinio, es lo que sucede aquella noche vienesa en Antes del amanecer (Before sunrise, 1995). La desunión diferenciada, es la fase en la que la pareja se adentra cuando se acaba/reduce la pasión, se recupera autonomía y la objetividad intelectual, la fuerza del “yo” inestabiliza la relación, es decir, se ponen los pies en el suelo y se mira por el interés propio; es la etapa en la que suceden la mayoría de las rupturas al querer recuperar la libertad individual. En este caso es el propio tiempo y espacio el que introduce la relación de los protagonistas en este estadio; no tienen contacto durante nueve años, el periodo de tiempo que pasa hasta llegar a Antes del atardecer (Before sunset, 2004). Cuando se supera la segunda fase, si es que se consigue, llegamos a la unidad diferenciada, dónde se salva la aparición de dos “yo” para obtener el equilibrio a través del respeto y el aprendizaje, es el punto al que llegan al final de la segunda película. Pero al igual que en la dialéctica del Hegel la consecución de la unidad diferenciada (la síntesis) no es el final del camino. Como podemos observar en la última película -Antes del anochecer (Before midnight, 2013)- la relación está en continuo cambio; la dialéctica al ser circular hace que la síntesis se convierta en tesis y comience de nuevo el proceso, de la misma forma que Jesse y Céline atraviesan diferentes tesituras y tienen que volver a encontrar el equilibrio entre sus libertades individuales para mantener el amor en la pareja.

Jean Cocteau sostenía que el cine era “filmar a la muerte haciendo su trabajo”, más allá de eso podemos atrevernos a decir que Linklater en el proceso ha filmado también el amor. O al menos uno de los ciclos de esa dialéctica continua. La “trilogía before” es muchas cosas. Es un romance fugaz y nocturno, es un reencuentro a contrarreloj y es una estancia de desencuentros y reflexión. Es dialogo, paseos y travelling. Es un tren, una librería y un hotel. Es Austria, Francia y Grecia. Es Julie Delpy, es Ethan Hawke y es Richard Linklater. Es filosofía, dialéctica y cine. Es amor, libertad y equilibrio. Es tesis, antítesis y síntesis. Es un amanecer, un atardecer y un anochecer.

13 Comments

  • Me gustaría felicitar a Gonzalo Ballesteros por este texto. Me gustó mucho leerlo. Yo soy fan de la trilogía “Before” y me gustó leer la analice que ha hecho sobre la trilogía. La referencia a Hegel, a Cohen simplemente genial. No podría imaginar siquiera que se podría analizar la trilogía de esta forma. Muchas gracias por su trabajo/texto. Me ha echo expandir los horizontes de mi mente. Gracias. Un saludo, Frederico

  • Muy buena trilogia sobre la vida de una pareja.

  • disfrutala

  • Ayer ví por casualidad “Before sunrise”, no sabía de quién era, mucho menos que era del mismo director que hizo “Waking life”, es una película hermosa, me encantó el guión , espero ver la trilogía completa. ¡Muy buen texto!

  • Aun no veo la tercera parte pero me gusta la trama de las 2 anteriores me parece un trilogía interesante y romántica, la reseña de Gonzalo Ballesteros me agradó.

  • Esta crítica a la trilogía ha sido la más atinada, intelectual y mejor lograda que he leído, felicitaciones al autor por describir específicamente lo que en algún momento el espectador puede captar y no expresar con facilidad (para ser sincera esto es pura identificación proyección)

  • Una persona a quien amo me comento la pelicula, no pude dejar de investigar y he encontrado en esta texto la explicación mas acertada de la ambigüedad de las relaciones amorosas y el porque es tan hermoso el amor. Como medico comento que existen razones científicas para estas fases del amor. Excelente articulo!!

  • este ensayo respecto a la trilogía, cumple totalmente con el fin ultimo de esta; que es presentarnos y permitirnos enamorar del amor mismo, pero un amor real, vívido; no esas historias de cuentos de hadas, que en realidad hacen que la gente cree fantasías y que vivan sumidos en frustraciones por no poderlas alcanza.

  • El análisis de esta hermosa trilogía. nos reencuentra
    con esa verdad universal casi olvidada del amor, en sus diferentes etapas y mas aun con el escaso tiempo de un solo encuentro cada 9 años, pero predominando el poco tiempo de 1 día para concluir con esa especial simbiosis de dos seres, en uno, indiferentes al tiempo. Genial y bella así como la magnifica critica de Gonzalo. Felicitaciones

  • La trilogia es excelente, es mirar una pelicula con una sonrisa todo el tiempo. Con respecto al analisis de la obra,espectacular. Aplicar la dialectica de Hegel es asombrosa y de una belleza intelectual notable.

  • muchas gracias por el análisis de la trilogía. La acabo de ver hace poco y ésta es una visión totalmente nueva para mi, a través de la dialéctica hegeliana, pero es la respuesta a la fascinación que me produjeron sus diálogos. La valentía de no escapar a ninguna pregunta, a seguir pensando, y expresarlo, pronunciado en palabras ante el otro. Es como una conquista constante del amor.

  • Muy buena, podrán creer que e mirado cientos de veces “Antes del Amanecer”, nunca me aburre verla. Ahora hace una hora acabo de descubrir que es una trilogía y estoy ansioso por ver las otras dos siguientes.

  • A ver….

Comentar

— required *

— required *