La edad de oro (Festival de Málaga – Cine clásico)

Escrito por

El cine de las sorpresas (The Movie House Around the Corner)

En estos tiempos de salas vacías y dudosas carteleras –con, eso sí, estimulantes excepciones, incluso en el terreno de lo comercial– supone una llamativa y excelente contradicción que el cada vez más necesario soplo de aire fresco venga, precisamente, de la mano de una iniciativa que, a renglón seguido, si no ya en su mismo y evocador título, presenta la denominación de cine clásico: ‘La edad de oro’. Un proyecto llevado a cabo por los responsables del Festival de Cine de Málaga y que, durante una semana (la del pasado 5 al 12 de septiembre), ha convertido a la ciudad en general –conciertos y exposiciones mediante– y al cine Albéniz en particular –con la proyección de las cintas  y encuentros con el público– en el último reducto en el que admirar, en su formato y versiones originales, una amplia selección de títulos de un cine que, como el sueño, siempre será eterno.

Es importante para una ciudad que cuenta con un festival de cine no quedarse en la semana de alfombra roja. El plantear iniciativas que se extiendan en el tiempo, más allá del marco del propio festival, y que sirvan para afianzar la relación de sus ciudadanos con el séptimo arte es algo fundamental, algo que Málaga comenzó haciendo muy bien con la creación de la Filmoteca del Albéniz y que ahora prolonga con este espacio de carácter anual, del que hemos vivido ya su primera edición, bautismo de fuego que se abrió con Audrey Hepburn desayunando con diamantes en una calle Alcazabilla repleta y engalanada para la ocasión. La respuesta del público malagueño ha sido, a tenor de las cifras, extraordinaria, lo que asegura que el próximo curso, como el cartero, este ciclo volverá a llamar a las puertas de la ciudad.

Hablamos de ciclo, cuando en realidad deberíamos hacerlo en plural: Ernst Lubitsch, Billy Wilder, Marilyn Monroe, Luis García Berlanga, Jacques Tourneur, ‘Europa, Europa’ y ‘La noche se mueve’ han sido los siete epígrafes bajo los que se han aglutinado obras de absoluta referencia para el cinéfilo como Ariane, La jungla de asfalto, La mujer pantera, Fanny y Alexander, Río sin retorno o Viaje a la luna (seguido este último del magnífico documental Un viaje extraordinario), por citar tan sólo unas pocas de las casi treinta películas que componían el cartel. La Sala María Cristina se transformó por unos instantes en el Café de Rick cuando comenzaron a sonar las primeras notas de As Time Goes By, para poco después viajar Over The Rainbow con el mago de Oz. Los nombres de los maestros Bernard Herrman, Elmer Bernstein o Miklos Rosza se dejaron también oír –escuchar, más bien– en un concierto homenaje a la época dorada de Hollywood. En el apartado de coloquios, el articulista y escritor Boris Izaguirre nos habló del glamour en el cine mientras que el director Fernando Trueba nos daba las claves de la comedia clásica americana al tiempo que rememoraba, para gusto y deleite de una sala abarrotada, la cercana relación que mantenía con su Dios particular, el inigualable Billy Wilder.

Como decíamos, el buen recibimiento de esta edad de oro sólo se ha visto si cabe superado por la magnífica selección de las cintas proyectadas. La confianza puesta por los responsables en la viabilidad de la iniciativa ha recibido su justa recompensa por ofrecernos cada día unos cuantos retornos al pasado, a los tiempos de apuestos galanes y atractivas señoritas, pero también de vaqueros crepusculares y tentaciones malditas. Vidas rebeldes que se resisten a quedar en la memoria, y que han vuelto a brillar por obra y gracia del cinematógrafo, inundando unas pantallas por seguro agradecidas de reencontrarse con todos esos rostros, personajes suspendidos en historias que, siempre y cuando haya alguien que quede mirando, estarán preparadas para volver a empezar.

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies