La venus de las pieles

Escrito por

Cegados por el deseo

Existe la percepción generalizada de la llamada lucha de sexos como un conflicto más casposo que argumentado, pero sobre todo simplista y muy maniqueo, representado a veces en producciones de muy baja calidad y repletas de lugares comunes, y por donde campan a sus anchas el feminismo más reaccionario y el machismo no menos férreo. En el planteamiento de La venus de las pieles (Venus in Fur, 2013) se rebela en toda su crudeza un verdadero conflicto que va mucho más allá de la posesión de un tipo u otro de genitales. Ya en la presentación del personaje de Emannuelle Seigner podemos anticipar que ella, como representación del genero femenino, es un complejo jeroglífico en el mejor de los sentidos: camuflada gracias a las apariencias es capaz de pillar desprevenido con sus virtudes al director de teatro que no tiene ganas de hacerle una prueba porque ha llegado tarde.

La venus de las pieles

Polanski se vale del minimalismo más meticuloso para relatar un encuentro fugaz que pasea por hasta cuatro disciplinas artísticas: el cuadro de Tiziano “La Venus en el espejo”, el libro del escritor autriaco Leopold von Sacher-Masoch, la interpretación de la obra para las tablas de David Ives en la Nueva York moderna, y finalmente, la traslación de Polanski de esta historia al cine sin perder el espíritu teatral pero jugando con todo lo que el celuloide puede aportar a una situación como la que viven los protagonistas.

Un director de teatro (Mathieu Almaric) se prepara para marcharse a casa después de un duro día de casting en el que ninguna candidata le ha convencido para interpretar el papel de Vanda en su adaptación de La Venus de las Pieles. Para él las mujeres actuales (no solo las actrices) carecen de la sofisticación necesaria para echarse a las espaldas tan tremenda y señorial personalidad. La aparición de Vanda (una mujer que curiosamente se llama igual que el personaje de la novela) le incomoda en un principio y acaba por fascinarle al final, como una mezcla inaudita de sensualidad salvaje y contención decimonónica. Es en ese momento en el que la realidad moderna se fusiona con la historia de la novela en un viaje continuo de ida y vuelta en el que el espectador tiene que distinguir entre dos historias distintas que tienen lugar en un mismo escenario.

La novela de von Sacher-Masoch (de su nombre deriva el término masoquismo) narra la vida de Severin, un hombre que obtiene placer sexual siendo dominado por la mujer amada, adquiriendo mayor satisfacción cuanto mayor es la humillación de la que es objeto. El conflicto surge cuando Vanda, enamorada de Severin, acepta sus condiciones con tal de estar unida a él de cualquier manera, aunque secretamente piense que sus preferencias son las de un completo desviado. Vanda somete a Severin, pero presumiblemente acaba siendo ella misma esclava de sus propios sentimientos, encerrada en una espiral de depravación en la que aparentemente tiene el mando.

La venus de las pieles

Polanski nos recuerda que aunque hayan pasado casi 150 años desde la publicación de la novela, su adaptación a nuestros días puede plantear el debate de si este conflicto del que hablamos es realmente una contienda equilibrada, o si realmente hay alguno de los dos bandos está condenado a tirar la toalla. El pulso entre Seigner y Almaric se mantiene hasta el mismo final, con sus consabidas idas y venidas, y gracias a la magia del genio polaco podemos llegar a salir de esas cuatro paredes para pasear por jardines de aspecto victoriano. Algunos se han aventurado a afirmar que la relación del director con la actriz principal (Seigner es su esposa desde 1989) podría estar representada en la de los personajes protagonistas de la película. Es difícil saberlo con certeza, pero no deja de chocar el parecido físico de Almaric y su caracterización en la película con el propio Polanski. Sea como fuere, la batalla está a punto de comenzar.

Volver al Estudio: Roman Polanski

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies