17 Festival de Málaga. Día 5: O ouro do tempo, Dioses y perros

Escrito por

dia5

Quinta jornada en la sección oficial del Festival de Málaga y de nuevo dos películas diametralmente opuestas, tanto en concepción como en público objetivo. Eso sí, ambas son historias de personajes al margen de la sociedad que encontrarán en el amor un motivo para avanzar. Las obras en cuestión son ouro do tempo de Xavier Bermúdez y Dioses y perros de David Marqués, dos películas que en sus intenciones consiguen presentar argumentos a su favor sin terminar de convencer por diversos motivos.

O ouro do tempo

O ouro do tempo

Xavier Bermúdez vuelve al Festival de Málaga tras el buen sabor de boca que dejó su película León y Olvido en 2004. Esta vez, trae una historia mucho más intimista sobre un hombre y sus amores y miedos. Un cine poético y pausado que sin embargo carece de una fotografía que destaque su potencial. Rodada íntegramente en gallego, está inspirada libremente en un hecho real, nos presenta la historia de un hombre que mantiene a su mujer criogenizada desde hace décadas con la esperanza de que la ciencia avance lo suficiente para devolverle la vida. Pese a la esencia morbosa de la trama, la película huye de cualquier detalle escabroso y se centra en el día a día del protagonista, en como desarrolla sus pequeñas rutinas, alejado de la sociedad, recluido en su propia casa y negándose a renunciar al amor de su vida. Se encuentra aferrado a aquella relación, al momento en el que fue feliz, pese a que ese mundo -por mucho que esté congelado- ya está muerto y el gran problema de vivir en un mundo muerto es que el tiempo nos recuerda que hay que avanzar queramos o no. El paso de los años va haciendo mella y separando al hombre que fue del hombre que es, esa pérdida de ilusión llega a un punto de no retorno cuando entra en su vida Corona, una joven mujer que le asiste en las tareas domésticas. Ella será quien le conectará de nuevo al mundo, a volver a sentir emociones del presente. Otro amor imposible que enfrenta al personaje a nuevos miedos y decisiones.

De dioses y perros

Dioses y perros

David Marqués presenta Dioses y perros, una película que define como una “road movie en Vallecas” protagonizada por Hugo Silva. El actor interpreta a un boxeador retirado que trabaja como sparring y pasa su tiempo libre cuidando de su hermano discapacitado y de su amigo alcohólico. Pese al dramatismo del punto de partida y que la cantinela del boxeador venido a menos está muy manida, la película consigue encontrar un tono bastante distendido con la ayuda de unos diálogos fluidos y naturales y una dirección preocupada en otorgar verosimilitud y nervio. En ese equilibrio imposible se narra una historia de perdedores que buscan salir a flote, para el protagonista será fundamental en este sentido conocer a una profesora (Megan Montaner) que es ajena a su mundo y le abre una ventana para arrojar luz en su vida. El problema de Dioses y perros es que ese tono de naturalidad cómica y dramática que consigue a lo largo del metraje es echado a perder en el último tercio del film. Durante el desenlace ocurren una serie de hechos que rompen con lo anterior, otorgando una salida fácil, precipitada, pero ante todo, incoherente con el resto de la película.

Volver al DÍA A DÍA

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR