IBAFF 2014: Día 5 (Les Chebabs de Yarmouk, The Wave, La jungla interior, Edificio España)

Escrito por

IBAFF 2014 - Día 5

Llegado cierto momento de Edificio España (Víctor Moreno, 2012), más que un documental todo un caleidoscopio de enorme vigencia sobre nuestra sociedad, cuando el propio Víctor Moreno y su cámara recogen la despedida de un anciano del que fuera su domicilio, del que fuera su hogar, sorprenden dos destellos tremendamente humanos. Primero, la tímida emoción y debilidad de aquel señor recordando toda una vida allí junto a su mujer, disimulada con sencillez insistiendo en cambiar de tema. Pero por encima la importancia de un gesto, que además al salir echara la puerta con llave, como si ese edificio siguiera abierto, como si en esa casa todavía quedara algo por conservar. Breves instantes después, la misma cámara recoge la destrucción del apartamento. Esa conjunción de actos, al mismo tiempo cruelmente nostálgicos como liberadores, se encuentran también encerrados en los abismos de los otras dos películas y el cortometraje que vimos en la notable jornada del viernes, última antes de la clausura.

En la deslumbrante La jungla interior (Juan Barrero, 2013), su autor -camuflando la condición de video-diario del film con una voz en off en danés con la que se distancia, pero que irónicamente logra acercarnos más aún a sus pensamientos- visita la casa de su tía Enriqueta como germen de una probable película que nunca hizo, siendo en el rostro y la piel de su pareja, Gala, donde poco a poco fomenta un libre e inusual auto-descubrimiento del sexo y su cuerpo embarazado que lleva hasta sus últimas y hermosas consecuencias, alcanzando valientes logros que no pocos rápidamente vinculamos con Terrence Malick. Juan se esconde en la selva del Pacífico para no afrontar la nueva vida como padre que le espera, esos dos rincones vacíos, repletos de recuerdos y majestuosidad, contrastan con la miseria y falta de esperanza que transmite el campamento sirio para refugiados de Yarmouk. Un no-lugar de edificios abandonados y derruidos, en los que en un grupo de jóvenes palestinos de nuestra generación, los Chebabs, imaginan sus metas profesionales y vitales, como las nuestras, de un futuro que les han robado o que nunca han tenido. En su cercano retrato semi-documental, lejos de ser complaciente ni cargarse de dramatismo, nos aproxima a su situación en nuestro lenguaje pero en su idioma, con la sencillez de una conversación en una azotea, de una llamada por Skype, de unas cortinas echadas. Rodar cine no estaba permitido en el campamento, pero es que Les Chebabs de Yarmouk (Axel Salvatori-Sinz, 2013) no es una película, es un ejercicio de observación, un testimonio que escuchar y con el que identificarnos, su reconocimiento por parte del público con el premio a la mejor ópera prima fue más que merecido.

Edificio España - The Wave

Tristemente, el veto al que estuvo sometido Edificio España parece sintomático de un país que, como refleja con sarcasmo el documental, comenzó a perder sus falsos ideales de crecimiento económico y estabilidad social a finales del gobierno de Zapatero, negando desde entonces una problemática realidad social y política hasta en sus peores momentos. Negando su existencia incluso aunque mida más de cien metros. Por ello, los resultados del trabajo de Víctor Moreno no dejan de ser antropológicos y casi sociológicos, levanta acta de un gigantesco cementerio de cemento y ladrillo que simboliza una idea del país y del capitalismo, desnuda nuestras vergüenzas como sociedad, dejando al aire los restos todavía no superados del franquismo.

A colación, no podría resultar más apropiado el cortometraje belga The Wave (Sarah Vanagt & Katrien Vermeire, 2012), que documenta un proyecto de exhumación de fosas comunes de la Guerra Civil en La Mancha, pero en lugar de retratar la memoria común de los familiares y su búsqueda, cuyas conversaciones junto al ruido de las máquinas oímos a lo lejos, el interés de las directoras asimila el paso del tiempo sobre la tierra, de forma cercana a la exposición video-artística. Con el paso de los días y las horas, el montaje revela lo que hay oculto tras la arena, tras ese gran socavón. El descubrimiento de unos restos humanos como contraplano de los gigantescos de cemento que se encuentran en Plaza de España. Al fin y al cabo, desde entonces no somos (y no hemos sido) más que un país derrumbado, de fosas y ruinas morales compartidas mientras miramos a otro lado. Por suerte, sigue habiendo cineastas y películas que apuntan donde la realidad quiere convertirse en pura mecánica política o estrategia empresarial, espacios como el festival IBAFF son necesarios para despertarnos esa mirada.

Volver al DÍA A DÍA

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies