Dos vidas

Escrito por

El peso de la mentira

Los directores alemanes Georg Maas y Judith Kauffman ofrecen con Dos vidas (Zwei Leben,  2012) una obra de espionaje en la más digna tradición de John le Carré, arrojando al mismo tiempo algo de luz sobre una de las múltiples historias derivadas de la Segunda Guerra Mundial que aún permanecen ocultas, o al menos ignoradas por el gran público.

Partiendo de una novela no publicada de la periodista y escritora alemana Hannelore Hippe, Maas y Kauffman intentan mostrar lo ocurrido con la organización Lebensborn fuera de Alemania, encargada de acoger a los hijos de soldados alemanes y lugareñas de países ocupados, como Noruega en la película, despreciadas en sus ambientes locales y forzadas a la cesión de sus vástagos a las casas de acogida del programa, para perderlos al final de la contienda, enviados al país germano.

Dos vidas

La narración transcurre de forma paralela en el pasado del personaje principal, Katrine (Juliane Köhler), partiendo de la República Democrática Alemana, y en el presente, en Noruega, donde van apareciendo los distintos miembros de la familia de Katrine. El único problema que surge con esta doble narración es la gran cantidad de información que el espectador debe ir asimilando en una cantidad limitada de tiempo, con multitud de alusiones a distintos periodos históricos que no aparecen claramente referenciados. Este mareo de datos puede provocar una distancia del espectador respecto al personaje principal e indiferencia respecto al resto, que tiene un porcentaje menor de metraje. Durante la última media hora de película, se intenta reducir esa lejanía con una redención demasiada forzada para acercar al espectador a la mirada atormentada de Katrine.

Podemos señalar varios aspectos notables del filme, entre ellos la actuación de las actrices en los papeles principales, destacando la protagonista, Juliane Köhler en el papel de Katrine, y Liv Ullman como su madre. Siempre es un placer volver a ver a las actriz nórdica, otrora musa de Ingmar Bergman, en la pantalla, mucho más si es en papeles de cierta relevancia. Las actuaciones alcanzan aún mayor magnitud gracias a los cuidados aspectos técnicos, en especial la fotografía e iluminación, que provocan una constante sensación de claustrofobia cuando vemos a los personajes con los rostros como único elemento de la composición bañado por la luz, o las estancias de fondo arremetiendo con una abrumadora impresión de claustrofobia, como si nos adentrásemos en la mente de los personajes, que se ven inmersos en situaciones muy tensas y con escaso margen de maniobra. A esto también podemos unir la acertada textura granulada para mostrar los momentos de la narración en el pasado.

Zwei Leben (Dos vidas)

Sería justo decir que nos encontramos ante un aseado thriller de espías que los amantes del género estimarán, sin olvidar por ello el exceso de ambición, e incluso la falta de convicción, al internarse en senderos demasiado alejados del núcleo principal que no terminan por conducir a un lugar claro. Esa corrección a la que se alude no se traduce en una película que deba ser considerada únicamente como un producto de entretenimiento al uso, con la luminosidad espiritual que estos suelen aportar. Dejando a un lado la redención final, nos encontramos ante una trama bastante oscura, muy bien rodeada en lo ambiental para conseguir transmitir esa sensación y apoyada en buenas interpretaciones.

Como película de género, el filme de Maas y Kauffman es un ejercicio bastante correcto y depurado, pero es al abarcar las nociones históricas o sentimentales donde la cinta cojea, pues no entra en profundidad a ninguno de estos nuevos aspectos. Es imposible no encontrar paralelismos entre Dos vidas y La vida de los otros (Das Leben der Anderen, Florian Henckel, 2006), pero donde la ganadora del Oscar se hacía más fuerte, alejándose del espionaje, Dos vidas se vuelve más débil.

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies