Libros de cine: A tumba abierta. El cine kamikaze (Macnulti Editores)

Escrito por

Tras la inmejorable carta de presentación que supuso John Carpenter. Ultimatum a la tierra, del que ya se han agotado todos los ejemplares, Macnulti Editores presenta el primer libro de lo que será su colección Hamsterdam. De tamaño próximo a una edición de bolsillo, lo que asegura una lectura intensa, como si de participar en una ruleta rusa se tratara, con A tumba abierta. El cine kamikaze nos atrevemos a figurar que harán honor a su nombre poniendo sobre la mesa una valiente vuelta de tuerca a los libros sobre cine. Y para empezar la apuesta ha sido alta.

Coordinado por José Francisco Montero, colaborador de Miradas de Cine y autor del libro sobre Paul Thomas Anderson de la muy apreciable colección de cineastas editada por Akal, no nos encontramos ante una colección de textos cinematográficos al uso, centrados en la obra de un director, en una década, país o género concreto, Montero vislumbra la existencia de un cine kamikaze. Sus reflexiones dando forma a este concepto suponen una fascinante forma de aproximarnos a la historia del cine, más concretamente en nuestro afán por reescribirla constantemente. Todo un ejemplo no tan habitual de conocimiento, didactismo y pasión que puestos en común deberían ser vitales a la hora de mover a todo crítico o divulgador.

Arrebato (Iván Zulueta, 1980)

Arrebato (Iván Zulueta, 1980)

En su carta de presentación, titulada “¿De qué hablamos cuando hablamos de cine kamikaze?”, Montero sienta las bases sobre las que se va a mover el libro, dividido en dos partes coherentemente diferenciadas. Y qué mejor manera de explicar esta división que citando sus propias palabras: “En primer lugar, la existencia de determinadas dificultades externas particularmente intensas, de una realidad especialmente resistente y, simultáneamente, una determinada reacción de los cineastas ante esa realidad”, poniendo de magnífico ejemplo a Taxi Driver (Martin Scorsese, 1977). “En un segundo grupo de películas, nos encontramos ante la muy consciente voluntad por parte de sus autores de situarse […] ante un reto sobre todo de carácter estilístico frente a una realidad definida principalmente por unos modos formales e industriales mayoritariamente aceptados”, siendo La parada de los monstruos (Todd Browning, 1932) y Arrebato (Iván Zulueta, 1980) dos ejemplos posibles.

Aunque nos encontramos ante un libro colectivo, todos los autores se toman la reseña de cada película como un asunto de vida y muerte, presa del espíritu kamikaze de cada film, en especial Manuel Ortega, desnudando Arrebato y desnudándonos a todos frente a La sal de la tierra (Herbert Biberman, 1954). Un recorrido atípico, gracias al que seguro serán descubiertas muchas películas, que cronológicamente nos lleva desde Avaricia (Erich Von Stroheim, 1924) hasta Esto no es una película (Jafar Panahi, 2011), derivando en unas intransferibles reflexiones finales sobre el estado y el futuro del cine kamikaze a cargo de Diego Salgado. Pero si hay una pieza memorable por la que no deben perderse este libro, no es otra que el intermedio que separa las dos partes principales que componen el libro. Con “El cine kamikaze que no llegó a ser”, Ricardo Adalia propone un sano ejercicio de historia-ficción por medio de las notas del diario de viaje de un editor, en el que narra los encuentros con diversos cineastas kamikazes a lo largo de su vida. Una elipsis magistral que nos recuerda que en la crítica se puede practicar el humor sin perder por ello el rigor historiográfico.

Por último, aunque creo que debería haber sido lo primero, pero estamos ante un libro kamikaze y la reseña ciertamente también debe serlo un poco, el prólogo lo firma Isaki Lacuesta, uno de los cineastas españoles actuales que junto a Javier Rebollo o Albert Serra mejor se pueden adherir a este discurso kamikaze. Y con su próxima película ya desde el título promete que morirá con las botas puestas, además de por encima de sus posibilidades, porque como nos recuerda, se debe filmar “para morir dos, o tres veces”. Y se debe escribir para vivir esas vidas de nuevo, añado, algo que sin duda A tumba abierta. El cine kamikaze logra con cada reseña.

A tumba abierta. El cine kamikaze (Macnulti Editores)

Pueden comprar A tumba abierta. El cine kamikaze en la tienda online de Macnulti

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR