FICXixón 52 (IV): Hill of Freedom (Hong Sang-soo), El 5 de Talleres (Adrián Biniez)

Escrito por

La última crónica de cualquier festival trata de recopilar momentos, destacar las mejores o peores películas, pero ante todo suele ceñirse a una reflexión posible del palmarés, de haberlo. La cuestión es que salvo en AnimaFICX, donde el triunfo de Song of the Sea se antojaba tan incontestable como merecido, y obviando un DocuFICX del que no llegamos a ver ningún título, la selección de premiados del 52 Festival de Gijón ofrece una imagen del festival más pobre y políticamente correcta de lo que se podía encontrar en su programación. Detrás de esa decisión del jurado se vislumbra un criterio pendiente de señalar historias de calado social o humano, supuestamente comprometidas, en lugar de apuestas cinematográficas de primer orden.

Y aunque al fin y al cabo tan solo es un jurado, apenas un palmarés que pronto habremos olvidado, en contra de esos vicios creemos que sigue siendo preferible centrarnos en aquellas películas que brillaron con luz propia a su paso por el Teatro Jovellanos, como es el caso del nuevo film de Hong Sang-soo y la humilde sorpresa del festival, El 5 de talleres. Que ambas se fueran de vacío no resta ni un ápice de valor a su hondura y luminosidad pese a su aparente intrascendencia.

Hill of Freedom (Hong Sang-soo)

Hill of Freedom (Hong Sang-soo) – Sección Oficial

Cuando la camarera de la cafetería que da título al decimosexto largometraje de Hong Sang-soo pregunta amablemente a Mori, su protagonista, acerca del libro que está leyendo, este le responde que se titula “Time” y que por supuesto, trata sobre… claro, el tiempo. Escondida sin darle mayor relevancia, una ocurrencia más dentro de los equívocos y dificultades con el lenguaje que propone al estar rodada en inglés, quizá esa sea también la clave de fondo que mueve Hill of Freedom. El tiempo, su reconstrucción y la distancia que impone sobre nuestra vida y los sucesos de Mori, preso de una, varias o ninguna historia de amor donde el pasado no deja de ser un presente posible o un futuro imaginado.

Hong Sang-soo alcanza la maestría desestructurando la narración por medio de una serie de cartas desordenadas por accidente con las que el tiempo se convierte en un material tan maleable y dado a lo extraordinario como sus zooms. Hill of Freedom destila encanto, sabiduría propia y múltiples películas en sí misma en poco más de una hora de duración que invita a repetir. Un inagotable ejercicio de caligrafía de la que se salta los bordes, que de compleja resulta sencilla y sencillamente única, a la que tan solo La princesa de Francia de Matías Piñeiro, con la que coincide en varias rimas y mantiene una suerte de correspondencia, se le aproxima este año.

El 5 de Talleres (Adrián Biniez)

El 5 de Talleres (Adrián Biniez) – Sección Oficial

Fútbol y cine bien sabemos que no han tenido la mejor de las relaciones posibles. Estando obligados compartir cierta filosofía y emociones, parecen negados a entenderse. Y precisamente donde acierta Adrián Biniez con El 5 de Talleres es al saber apartarse con distancia irónica de la épica del césped para labrar una mirada costumbrista a personajes de carne y hueso con los que preguntarse si hay vida después de la retirada.

Tomando como inspiración una historia real y a un equipo histórico del fútbol argentino que se encuentra en competiciones inferiores, el Atlético Talleres de Remedios Escalada, Biniez sabe desprender esa idiosincrasia de equipo pequeño, al borde de lo amateur, impregnada de los problemas económicos y profesionales que resultan fácilmente identificables y extrapolables al fútbol de cualquier parte del planeta. Una idea contrapuesta sin falsos gestos complacientes ni demagógicos con la realidad de Patón, capitán del equipo, que cuando decide retirarse no sabe que su decisión será realmente la de encontrar una nueva vida. Gracias a esa calidez y honestidad en el retrato del protagonista y de su pareja, auténtico centro del film, sorprende encontrar una película modesta pero profundamente humana, con tanto corazón como cabeza que es inevitable no acabe dejando un reconfortante sabor a victoria, ya sea gracias a un penalti o a un heroico último tachón en un examen.

VOLVER al Especial: 52 Festival de Cine Internacional de Gijón

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR