The World of Kanako [Atlántida Film Fest 2015]

Escrito por

Alicia a través de la posmodernidad

Tetsuya Nakashima es un director camaleónico al que le gusta reinventarse en cada nueva película. A pesar de que en sus comedias se dejaba entrever un componente siniestro a la vez que crítico, sus últimos filmes respiran un insondable pesimismo hacia la sociedad japonesa. The World of Kanako -aunque lejos de la excelente Confessions (Kokuhaku, 2010), hasta la fecha su película más redonda- supone un paso adelante en su zigzagueante pero a la vez coherente carrera, exhibiendo un fuerte componente posmoderno, que toma como referentes, ente otros a Quentin Tarantino, Takashi Miike o Sion Sono. Están presentes la profundidad de los diálogos y la agresividad en las tomas del primero, el gusto por la violencia y la sangre del segundo o la extravagancia y la crítica amarga del tercero.

the-world-of-kanako

Nakashima se inspira libremente en Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll para componer a Kanako, el personaje en torno al que gira la película, que representa una transgresión del cuento de Carroll donde la simbología original muta su sentido hacia lo siniestro, en una sociedad completamente podrida en la que el germen del mal se extiende a través de las generaciones, empeorando la raza. La vulneración principal respecto del original radica en el propio personaje de Alicia, símbolo de la inocencia y el espíritu aventurero, convertida en la película en divisa de la maldad y la depravación.

Así, la caída de Alicia tras seguir al conejo blanco, que simbolizaba el salto hacia lo desconocido, la entrada en lo inconsciente, en la película de Nakashima cobra un sentido menos metafórico al representar directamente el suicidio juvenil (el salto desde una azotea), tras entrar en contacto con el mundo perverso y, en cierto modo inconsciente, que les rodea. Si el cuento de Carroll hacía alusión a las drogas y sus efectos (los cambios de tamaño de Alicia al tomar dulces o setas, la oruga que fuma en narguile, etc.), en The Wolrd of Kanako representan el principal acceso hacia ese mundo pérfido (el conejo blanco), en el cual los más débiles son objeto de vejaciones, tanto sexuales como sentimentales. A este respecto, mucho se ha hablado tanto de los abusos sexuales sufridos por Lewis Carroll cuando era un niño, como de su afición, ya en su edad adulta, por los cuerpos angelicales de niñas (a las que llegaba a retratar desnudas), hecho por el cual se ha especulado en multitud de ocasiones sobre su condición de enfermo sexual y pedófilo.

Kanako

Precisamente, la pedofilia se erige como uno de los temas centrales en The World of Kanako y aparece retratada de manera cruda y violenta, involucrando tanto a la yakuza como a la clase política y el cuerpo de policía japonés. Esta corrupción policial que Nakashima dibuja con extrema repugnancia, podría ser una visión personalísima de la malvada reina de corazones y sus secuaces, que representaban en el cuento de Carroll el autoritarismo y la opresión.

En un mundo totalmente pervertido, la otrora ambición por seguir al conejo blanco (cuya ansiedad por el tiempo, característica del mundo adulto, precedía a la aventura, a vivir con libertad y sin ataduras sociales) se ha convertido en una puerta de entrada a la inmoralidad. El mal se encuentra en la práctica totalidad de los personajes, pero cobra intensidad en Kanako, una joven que representa lo peor de la sociedad, pero a la que el director le exime de la totalidad de la culpa, la cual recae en el pésimo sistema educativo, en la corrupción generalizada de la sociedad y en un padre que es de todo menos ejemplar. Todo esto aliñado con un montaje extremo, que combina la sensación epiléptica del videoclip más radical con la estética de los thrillers americanos de los noventa (Fincher a la cabeza), para acabar realizando un sincero homenaje a la que parece su principal fuente de inspiración: el genial y extravagante Seijun Suzuki.

seccionatlas

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies