Festival de Locarno 2015 (III): Cosmos (Andrzej Zulawski), Thithi (Raam Reddy)

Escrito por

loc3

Del sentido de la vida

Se agruparon en la jornada de ayer tres películas que de forma poco o nada convencional tratan de abordar el significado de nuestra existencia desde la banalidad de las decisiones y los impulsos que mueven a sus personajes. Cosmos supone el regreso de un veterano, perseguido y prófugo del cine y la vida como Andrzej Zulawski, que vuelve de más y mejor humor que nunca; con su ópera prima Thithi, Raam Reddy ofrece un dulce e irónico cuento moral sobre los descendientes de una familia en la India; mientras que Dark in the White Light supone el último viaje a los confines de la humanidad en Sri Lanka del intrigante Vimukthi Jayasundara.

Cosmos

Concorso internazionale – Cosmos (Andrzej Zulawski)

La esperada primera película de Andrzej Zulawski en quince años transmite una sensación de libertad e inconformismo reconfortante, no se trata de un regreso cualquiera. Zulawski adapta con férreo descontrol la novela homónima que Witold Gombrowicz publicó en 1965, uno de los textos más célebres de la literatura moderna polaca, pero en cambio traslada la acción a la actualidad, la rueda en Portugal (se trata de una producción de Paulo Branco) y le da vida con un reparto en su mayoría francés, país de residencia del cineasta polaco durante muchos años. El resultado es una anacrónica e hiperactiva comedia que sigue sus más encendidos impulsos creativos. Al igual que los escribe y los desea su joven protagonista, que junto a un amigo se aloja en una casa de huéspedes donde darán con una extraña serie de animales ahorcados y situaciones cada vez más surrealistas. El amor entre ellas.

Zulawski mezcla la comedia más absurda (la genial inmovilización del personaje de Sabine Azéma cuando se altera) con referencias intelectuales tan sofisticadas como el lenguaje visual de su dirección, de balanceado movimiento de cámara que incita a adentrarnos en las dislocas reflexiones y necesidades vitales de los personajes. Con Teorema de Pasolini e incluso Tintín en la mente, podríamos hablar de sus fugas tan propias del tebeo o del fantastique, pero Cosmos es una estrafalaria e inaprensible fuga en sí misma, siendo tal su placer al exceso que desemboca en dos finales simultáneos. ¿Por qué elegir pudiendo vivir?

Thithi

Cineasti del presente – Thithi (Raam Reddy)

La muerte en una pequeña aldea del sur de la India del anciano Century, apodado así por superar los cien años de edad, provoca la reunión de sus hijos en torno al funeral. La personalidad apacible y errante del mayor de ellos choca con toda posibilidad de tradición y ritual posible. También con las ambiciones del hijo de éste, que pretende enriquecerse con la herencia de su tierra y venderla sin permiso. Esquivando la caprichosa mirada exótica, su director dispone una elaborada trama cómplice con el espectador, firmando una sabia ópera prima que parece dirigida por el más anciano de la zona.

Pero el gran acierto de Thithi es que no hay maldad en el retrato de sus personajes ni del entorno, sino candidez y ternura. Avanzada la narración, el hijo mayor llamado Gadappa (que literalmente significa “hombre barba”) decide alejarse de la civilización, a la que únicamente se veía conectado jugando con los niños, para emprender un viaje con unos pastores nómadas a los que desvela su trágico pasado familiar. Y en sus palabras solo hay bondad, agradecimiento, felicidad. De lo vivido extrae “lo que tenga que pasar, pasará”. Y lo que tiene pasar es el thithi, ceremonia que se celebra 11 días después la muerte, que tras una serie de coincidencias e infortunios conducirá la resolución de la trama a un amable juicio moral, no exento de una visión sobre las tradiciones y la familia cargada de ironía y calidez.

Dark in the White Light

Concorso internazionale – Dark in the White Light (Vimukthi Jayasundara)

Ganador de la Cámara de Oro en el Festival de Cannes de 2005 con The Forsaken Land, Jayasundara presenta su última película en Locarno recurriendo a la tradición del relato oral , con forma de fábula sobre el sentido de la vida que agrupa cuatro convulsas historias en la capital comercial de Sri Lanka. Una idea que si bien se presenta inquietante y profunda, no termina de cuajar ni de trascender a la suma de partes. De haber continuado la búsqueda ancestral de sus primeros compases nos encontraríamos ante un trabajo de mayor envergadura, pero en su decisión de abordar las cuestiones terrenales con una injustificable crueldad y distancia, lejos de encontrar respuestas para el propósito de nuestra existencia, tampoco parece plantear las preguntas correctas.

VOLVER al Especial: Festival de Locarno 2015

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR