Rita Azevedo Gomes: “Quería hacer una película en correspondencia con nuestras vidas y el presente”

Escrito por

Presentada a concurso en la 69ª edición del Festival de Locarno, detrás de Correspondências se encuentra mucho más que el compromiso y la visión de una simple cineasta, lo que Rita Azevedo Gomes (Lisboa, 1952) no es en absoluto. Formó parte del equipo técnico de varias películas de Manoel de Oliveira, Werner Schroeter o Luís Noronha da Costa y se dedicó al mundo del teatro y la ópera, hasta trabajar junto a João Bénard da Costa en la Cinemateca Portuguesa, de la que actualmente es programadora, forjando una escueta filmografía a sus espaldas todavía por redescubrir en nuestras fronteras.

Fotografías: Festival de Locarno

Nos adentramos en su última película, acerca de la relación epistolar que establecieron durante dos décadas los poetas Sophia de Mello y Jorge de Sena, forzada por el exilio político de este último durante la dictadura de Salazar, con la idea de explorar el método con el que dio forma a un poema cinematográfico tan libre. Nos confiesa que “siempre estaba rodando cosas sueltas, no había un rodaje como tal, por eso tardé tres años en hacerla. Creo que encontré un modo de acercarme a las cartas que permitiera una forma de continuar sus opiniones sobre la vida y profundizar en su relación. Pero sobre todo quería hacer una película en correspondencia con nuestras vidas y el presente”.

Con la honestidad que caracteriza a los grandes cineastas, siempre restándose importancia, pero encontrando la forma de transmitir con suma sencillez la esencia de su trabajo, Rita continuaba revelando sus búsquedas. “Mi aproximación no era tanto a la película como lo es al cine. No puedes simplemente filmar un paisaje, por lo que grababa imágenes sobre las imágenes, hasta ocho veces, para que tuvieran ese aspecto que deseaba. Trabajando con tanta libertad llegué a tener veinte montajes diferentes. Tenía muy claro el principio y el final, pero no el resto. Tampoco quería imponer una visión al espectador, espero que cada uno tenga su propia opinión de la película”.

Correspondências

Correspondências

Al respecto del reto de mezclar documental y ficción, con un enfoque próximo al cine-ensayo, confiesa sus dudas. “No me sentía cómoda con actores interpretando a Jorge y Sophia. Tampoco quería hacer un documental, no es mi estilo, por lo que empecé a trabajar de este otro modo casi sin darme cuenta. Hacer la película era una forma de enfrentarme a mi relación con la historia del cine y las imágenes, pasando del 16:9 al 3:4, del celuloide al video”. Una cuestión (el diálogo entre el pasado y el presente) que afronta utilizando multitud de archivos de distinta técnica y procedencia, así como incluyendo constantemente imágenes y pantallas dentro del cuadro, forzando los límites de la representación. “Yo veo muchas películas y quería que ellos también las vieran, que hubiera siempre la presencia de imágenes. Vivimos rodeados de imágenes, lo que puede llevar a su banalización. Antes escribías una carta y evocabas a esa persona. Tenías el espacio de un folio por lo que pensabas cada palabra. Ahora tenemos móviles, escribimos correos electrónicos, usamos Facebook, es todo instantáneo y quería que eso apareciera de alguna forma en la película. Me interesaba capturarlo porque me planteo hacia dónde nos lleva el mundo en el que vivimos. Los textos siguen vigentes, Correspondências también es una reflexión sobre el mundo actual”.

Entre otros motivos, los ecos de la mitología griega forman parte de las cartas encarnados en el minotauro y la Ítaca de Ulises, y por ende el mar, hasta el punto de que la mayoría de localizaciones permiten verlo o transmiten su presencia de alguna forma. “Yo adoro el mar, me aporta calma.” Nos cuenta al mismo tiempo que señala el lago Mayor de Locarno, junto a la terraza del hotel donde se aloja, dejando una breve pausa para oírlo respirar. “Y en los poemas de Sophia el mar tiene mucha presencia, por eso los personajes están de espaldas a ese mar que separaba a Jorge y Sophia”.

El equipo de Correspondências, en Locarno. A la izquierda la actriz Rita Durão actress,Rita Azevedo Gomes director, Joana Ferreira producer, Isabel Machado producer

El equipo de Correspondências. A la izquierda la actriz Rita Durão, a la derecha las productoras Joana Ferreira e Isabel Machado.

Pero Correspondências no habría sido posible sin la participación de notables cómplices, rostros habituales del cine portugués y amigos como Eva Truffaut, Joaquim Pinto, Rita Durão, Pierre Léon o Luís Miguel Cintra entre muchos otros. “Puede parecer que estaba todo planteado, pero en absoluto, su participación fue sucediendo mientras hacía la película. Yo no conocía a Pierre Léon, tampoco había visto a Eva Truffaut desde hace muchos años. Tuve una grave enfermedad por la que tenía que ir a París cada cierto tiempo, y como el tratamiento ya era lo suficientemente caro, empecé a llamar a posibles amigos con los que quedarme. Así conocí a muchos de ellos y todos se decidieron a participar”. Profundizando sobre su aportación, mas atípica de lo habitual, cercana a la performance, resalta lo afortunada que ha sido: “Todos me aportaron tanto que yo no sentía que estaba en un rodaje, en los que notas siempre esa presión del tiempo, sino todo lo contrario. Por desgracia, algunos de ellos se quedaron fuera del montaje final, algo difícil porque pocas veces había sentido lo que obtuve trabajando con ellos. Todos entendían muy rápidamente de lo que trataban las cartas y la película. No se trataba sólo sobre soledad y aislamiento, sino de lo que hemos perdido y cómo recuperarlo. Cada uno aportaba su memoria, sus problemas. Es algo menos común de lo que creemos”.

Antes de despedirnos hubo tiempo para charlar sobre el buen trabajo de Numax, la sala de cine de Santiago de Compostela que ha distribuido este año su anterior película, La venganza de una mujer, pero también sobre sus influencias y la tradición del cine portugués en su obra. “Normalmente los criticos me comparan con muchos directores, desde por supuesto Manoel de Oliveira incluso a Dreyer, pero antes que a ellos, yo en mis películas me veo a mí misma”. Rita Azevedo Gomes, ni más ni menos.

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR