SEFF 2016 (III): Ma Loute (Bruno Dumont), Liberami (Federica Di Giacomo)

Escrito por

seff-3

En 1942, justo el año en que se producía la batalla de Midway, el filósofo Albert Camus publicaba una de las novelas fundamentales del existencialismo francés: El extranjero. Esta novelita de apenas cien páginas daba voz a una forma aparentemente nueva de estar en el mundo: la subjetividad absurda, es decir, aquella que nos empuja a sentir nuestra vida como una vivencia aislada y escindida frente a lo que nos rodea. Esta sensibilidad ha estado sin embargo presente en numerosos textos de la antigüedad; en el Antiguo testamento y en la filosofía de Montaigne; en Boccaccio y Schopenhauer. Por supuesto también en Nietzsche.

Dentro del ámbito estrictamente cinematográfico, uno de los (anti) héroes que mejor ha encarnado la filosofía del absurdo es, probablemente, el Travis Bickle de Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976), ex-marine tortuoso y taxista nocturno cuya existencia se reduce a un choque constante contra lo que Camus denominaría los muros absurdos. Travis estaba escindido, por lo que esta incapacidad  a la hora de comprender el devenir de los días lo empujaba al sinsentido, la incomunicación y, finalmente, la violencia. No es de extrañar que Paul Schrader, guionista del film, tuviese el texto de Camus como influencia a la hora de escribir la película.

The Sun, The Sun Blinded Me (Anka Sasnal, Wilhelm Sasnal) - Las Nuevas Olas

The Sun, the Sun Blinded Me (Anka Sasnal, Wilhelm Sasnal) – Las Nuevas Olas

Dentro de Las Nuevas olas, la pareja de cineastas polacos Anka y Wilhelm Sasnal presentan The Sun, the Sun Blinded Me, adaptación de El extranjero más o menos decepcionante que traslada la acción original del texto desde la Argelia natal del autor a la Polonia de nuestros días. Los Sasnal firman un film pretencioso y huero que confunde el distanciamiento emocional de su protagonista con una frialdad formal tan desconcertante como descuidada. En este caso, los realizadores ponen el punto de mira en una sociedad polaca que se muestra egoísta y antisemita, virando hacia la crítica social en un momento en que Europa parece mostrar su peor cara frente al drama de la inmigración. Pero en The Sun, the Sun Blinded Me no hay ni rastro de sutileza; al contrario de lo que sucedía en el texto de Camus, los Sasnal fabrican un film apologético que subraya el mensaje contra los prejuicios raciales obviando cualquier asomo de pundonor a la hora de firmar unos diálogos estereotipados, que a juicio de quien escribe, lastran un film que rebaja notoriamente el nivel de una edición que está deparando no pocas gratificaciones y sorpresas.

I, Olga Hepnarová

I, Olga Hepnarová (Petr Kazda, Tomas Weinreb) – Las Nuevas Olas

También en Las Nuevas Olas se ha podido ver el film procedente de la República Checa I, Olga Hepnarová, de los cineastas Petr Kazda y Tomás Weinreb. Largometraje de indudable tono misántropo sobre la historia real de Olga Hepnarová, conductora de camionetas aficionada a las novelas de Graham Greene que en 1973 mató a ocho personas después de dirigir la furgoneta que conducía contra una de las principales vías comerciales de Praga. Kazda y Weinreb construyen un relato lineal que se apoya en la inquietante interpretación de la joven actriz checa Michalina Olszanska, realzando la mirada de un personaje maltratado y vengativo con un espléndido blanco y negro que se espeja en las películas de la nueva ola checoslovaca. I, Olga Hepnarová  vuelve a cuestionar algunos de los problemas que sacuden la Europa de nuestros días y establece no pocos paralelismos con los acontecimientos que tuvieron lugar el pasado julio en Niza, cuando Mohamed Lahouaiej Bouhlel acabó con la vida de más de ochenta personas tras dirigir el camión que conducía contra la multitud. Kazda y Weinreb firman una cinta sobre lobos solitarios que se cuestiona acerca de la responsabilidad de la sociedad en la marginalidad de unos individuos que parecen transitar entre la lucidez, el fanatismo y la esquizofrenia. Olga Hepnarová fue, por cierto, la última mujer en ser ejecutada en Checoslovaquia.

liberami

Liberami (Federica Di Giacomo) – Sección oficial fuera de concurso

Ganadora de la sección Orizzonti del último Festival de Venecia, la ópera prima de Federica Di Giacomo rastrea en clave documental el mundo de las posesiones demoniacas. Según Di Giacomo, los casos de exorcismos han aumentado notablemente desde el año 2014, por lo que no son pocas las diócesis europeas que se han visto obligadas a demandar un mayor número de sacerdotes especializados en la materia. Entre ellos destaca el padre Cataldo, en quien Di Giacomo fija su cámara para mostrarnos el día a día de un hombre que parece acostumbrado a convivir con el mal.

Rodada en Palermo a lo largo de tres años, Liberami arroja una mirada, más que lúcida, alucinada, sobre las heterodoxas misas del sacerdote italiano, en las cuales no faltan imprecaciones, poseídos que tirados por el suelo ejecutan extraños movimientos y hasta algún que otro exorcismo realizado a través de telefonía móvil. El material que maneja Di Giacomo resulta tan sugestivo que tampoco importa que algunas partes de la narración resulten algo descompensadas. Liberami es, en el fondo, una película sobre los dolores del alma y sobre la incapacidad del ser humano para gestionarlos. En un mundo altamente tecnológico, heredero de la Ilustración y el saber enciclopédico, Di Giacomo nos descubre una Europa que todavía hunde sus raíces en atavismos y supersticiones. Estamos sin duda ante un film estimulante que arroja no pocas cuestiones acerca de quiénes somos y hasta qué punto somos capaces de liberarnos de nuestras pulsiones más oscuras.

Ma Loute - Bruno Dumont

Ma Loute (Bruno Dumont) – Sección oficial

Para finalizar, a concurso en la Sección oficial del SEFF tras competir por la Palma de Oro en Cannes, hemos asistido al último desvarío de Bruno Dumont. Ma Loute transita entre el esperpento, el alocado humor de los Monty Python o el cine de Fellini, una mezcla que no puede ser vista más que como un despropósito de belleza punzante y desoladora. Dumont abandona sus habitual intensidad dramática para construir un film igualmente cruel y despiadado, pero que arremete en clave de humor contra burgueses y proletarios. Ambas clases sociales, ricos y pobres, son (re)presentados como marionetas definitivamente ridículas, gracias a su habitual selección de actores no-profesionales y a las grotescas y deformadas interpretaciones de Juliette Binoche y Fabriche Luchini, enmarcadas en una trama criminal que acabará desembocando en el más místico de los surrealismos. Ma Loute es un prodigio de talento e imaginación que se sitúa más cerca de la animación y el esperpento de Valle Inclán que del cuadro de costumbres.

Volver al Especial SEFF 2016

Comentar

— required *

— required *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies