Martin Scorsese (Queens, Nueva York, 1942) fue parte de los grandes cineastas norteamericanos que cambiaron la industria a finales del siglo pasado. Descendiente de emigrantes italianos, pasó la adolescencia criado en calles que formaban parte del imaginario del cine de mafias, y que acabaron siendo decorados de una temática recurrente en su posterior filmografía. Su cinefilia despertó a muy temprana edad, pasión que le llevó una vez adulto a estudiar en la Escuela de Cine de la Universidad de Nueva York.

En los años setenta, junto con Francis Ford Coppola, Brian de Palma, George Lucas y Steven Spielberg, lideró la llamada generación del nuevo cine norteamericano con películas que se convirtieron en clásicos instantáneos, como Taxi Driver (1976) o Toro Salvaje (1980). Desde su segundo film, Malas Calles (1972) el cine de gángsters ha tenido presencia dentro de su filmografía en trabajos como Uno de los nuestros (1990), Casino (1995) o Infiltrados (2006). Su extensa y valiosa obra documental, unida a su labor como conservador e historiador cinematográfico, hacen de él no sólo un gigantesco director de cine, sino también uno de sus mayores defensores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR